Tu lugar de trabajo no siempre será un oasis, pero tampoco debes aceptar convivir diariamente con compañeros de trabajo tóxicos.

Esos que siempre tienen un comentario fuera de lugar, una queja o un chisme, ya que esto hace que pierdas tu motivación.

Publicidad

Conversamos con la gestora de Recursos Humanos, Janisse Del Villar, quien nos explicó que sentirte bien en tu trabajo tiene un efecto directo en la productividad.

El problema de tener compañeros de trabajo tóxicos, es que no tienes garantía de que las cosas se van a hacer, mucho menos de que se van a hacer bien.

Publicidad

Los empleados tóxicos ocupan un espacio físico y solo se limitan a “cumplir con su trabajo” difícilmente identificarán o propondrán alguna mejora, por ende, no hay espacio para el desarrollo o crecimiento.

Son perfiles a los que puedes pagarle menos, pero a la larga salen más costosos, ya que es mejor tener 1 colaborador eficiente, y pagarle bien a tener 3 con menor salario, donde tú terminas haciendo el trabajo.

Necesitas garantizar espacios de trabajo felices

Algo muy importante sobre esto es, que cuando un colaborador es tóxico, deja de ser eficiente y cuando no es eficiente, su trabajo debe hacerlo otro.

Esta dinámica sobre carga a los buenos, quienes terminan rotando, porque recuerda, los malos empleados tienes que sacarlos… los buenos se van solos.

Publicidad

Los chismes están dentro de los hábitos laborales tóxicos.

Los chismosos, dedican mucho tiempo a hablar mal de la empresa y de otros compañeros.

Especulan de la vida personal de sus compañeros, de las decisiones de sus supervisores, de los planes de la empresa.

Los empleados de trabajo tóxicos pueden ocasionar a la empresa, entre otras cosas:

  • Pérdida de los mejores empleados, que deciden abandonar ese ambiente tóxico.
  • El tiempo que se invierte en chismes, es tiempo de trabajo perdido y por lo tanto pérdida para la empresa.
  • Daño al ambiente laboral, lo cual requerirá de una planificación e inversión de recursos, para recuperar el clima.
  • La empresa se queda con empleados mediocres.

Algunas medidas que la empresa puede tomar al respecto son:

  • Hablar con los empleados que están afectando el ambiente laboral y preguntarles si existe alguna posibilidad de mejorar sus condiciones.
  • Establecer políticas claras de convivencia, donde los empleados deban regirse de manera obligatoria o asumir consecuencias.
  • Ser claros y directos, informar a tiempo las cosas de forma responsable y precisa.
  • Manejar los conflictos con una autoridad presente, preferiblemente del departamento de gestión humana.
  • Algo que puedes hacer para mantenerte alejado de la toxicidad es ser transparente y directo, pero con tacto y educación, esto te hará una persona de confianza.