La actividad se inició con la celebración de una eucaristía en el salón Gran Embajador del referido hotel, que fue oficiada por monseñor Agripino Núñez Collado, y encabezada por la señora Tania Alcázar de Añaños, Don Jorge Añaños, las señoritas Cinthia y Katty Añaños Alcázar, Sr. Hans Añaños Alcázar así como el señor Arturo Marroquín Alcázar, fundadores y gerente general de la empresa en nuestro país, respectivamente.

Concluido el acto solemne, el evento continuó en el Garden Tent, cuya ambientación general se inspiró en celebrar los 10 años que tiene la empresa compartiendo cada momento de la vida de los dominicanos. Allí se dieron cita diplomáticos, líderes de opinión, suplidoras, clientes, representantes del gobierno, empresarios, relacionados y colaboradores, así como ejecutivos y representantes de los más importantes medios de comunicación del país, quienes, junto a la familia Añaños Alcázar disfrutaron de una actividad llena de espectacularidad.

Publicidad

Con las palabras introductorias de los maestros de ceremonia Jochy Santos y Evelyn Betancourt, pasaron al escenario Don Jorge Añaños y Arturo Marroquín, quienes con explícitas y contundentes palabras agradecieron a los dominicanos la acogida, aceptación y el apoyo brindado durante esta década a esta multinacional peruana, que hizo de la provincia Santiago Rodríguez su hogar, para desde allí llevar por toda la República productos de alta calidad al alcance de todos, hecho que rápidamente los llevó a ser dueños de más del 42% del mercado de refrescos en el país, lo que confirma la pasión por el futuro de ISM, visión que los ha llevado a plantearse, tener presencia global en los cinco continentes.

“Nuestros pilares e inspiración son la familia y los momentos que unidos puedan vivir compartiendo experiencias y alegrías, añadido a esto, nuestra búsqueda y constante desarrollo de sabores únicos para el gusto de la gente, ejerciendo la adaptabilidad a paladar de los consumidores, son la fuentes que han garantizado nuestro éxito en la familia dominicana, y es que en Industrias San Miguel damos lo mejor cada día para que nuestros consumidores reciban productos excelentes”, destacó Marroquín, añadiendo de inmediato que se sentía orgulloso y satisfecho de trabajar junto a una familia con tanta visión, pero más que nada: “Una familia que día a día se convierte en un ejemplo, practicando valores.