Hablar de dinero es un tema complicado y aburrido para muchos, imagínate hacerlo con tus hijos. La mayoría de veces los padres se limitan a darle todo lo que los niños quieren y cometen un error enorme al no explicarles sobre el verdadero valor de ese juguete o ese Play Station, generando una despreocupación por el dinero y creando personas derrochadoras.

Por esto y mucho más, decidimos acudir directamente a la web de la Superintendencia de Bancos para mostrarte de la fuente más certera, las maneras adecuadas para enseñar a tus hijos a manejar el dinero correctamente.

Publicidad

hijos

La educación financiera de tus hijos debe comenzar en casa y, mientras más temprano inicie, será mejor.

El uso inadecuado del dinero es algo común en la vida de muchos adultos. Por esta razón, debes hacer esfuerzos consientes para que tus hijos aprendan a manejarlo responsablemente, considerando que esto les ayudará a lo largo de toda su vida.

Publicidad

hijos

Si comienzas a enseñarles desde temprano, estos conocimientos serán de gran provecho en su adultez. Por supuesto, al asumir esta buena práctica debes incorporar un criterio de equilibrio para evitar exponer a los niños a sufrir estrés por razones financieras.

En el portal web, recomiendan involucrarlos en los procesos de compras, viendo juntos las ofertas y comparando los diferentes precios que tienen productos similares.  Si van a la tienda, hablen sobre las razones para comprar o no algún artículo en oferta, sobre cuándo se sebe comprar un artículo al por mayor o sobre el método de pago que utilizas (crédito, débito o efectivo).

Necesidad vs deseos

  • Enséñales a priorizar aquellas las cuestiones necesarias.

Explícales que primero se deben cubrir las necesidades básicas como vivienda, comida y salud, y que los deseos o antojos, como juguetes, vacaciones y salidas a restaurantes, son gastos que se pueden realizar solo cuando las necesidades básicas ya han sido cubiertas.

En el artículo de la Superintendencia de Bancos aseguran que, si conocen la diferencia entre necesidades y deseos, sabrán cómo vivir dentro de sus posibilidades. También que tus hijos entenderán que no pueden gastar todo su dinero solo en satisfacer placeres, y que es importante ahorrar para hacerlo.

Publicidad

Enséñales a tus hijos:

A tomar decisiones: 

Asegúrate que comprendan que si se gasta el dinero en un artículo o actividad no tendrán ese dinero para gastar en otra cosa.

Cuánto cuestan las cosas: 

Que conozcan los precios de los diferentes bienes y servicios.

Entre los cinco y seis años en adelante es una edad positiva para darles a conocer los precios de los artículos del hogar, les ayudará a comprender que tienen un valor económico y que se necesita producir/trabajar para pagar por ellos.

De dónde viene el dinero: 

Explícales que el dinero proviene de tu empleo, de tu negocio o de otras fuentes.

Puedes enseñarles el saldo de su cuenta bancaria o de tarjeta de crédito antes y después de hacer una transacción, esto les mostrará cómo cambia el saldo cuando gastas dinero.

Enséñales a tus hijos cómo ahorrar

El portal recomienda que cuando hables con ellos, conversen sobre las metas que involucran aspectos financieros, por ejemplo, la posibilidad de adquirir un videojuego o hacer una actividad especial.

En la medida en que vayan creciendo, hablen sobre ahorrar para objetivos a más largo plazo, como su educación universitaria o un carro.

Anima y ayuda a sus hijos a establecer metas razonables, iniciando con objetivos de ahorro a corto plazo para que no se desanimen.

Un consejo para ayudarlos seria, pagar la mitad del costo de un artículo, si ellos ahorran la otra mitad. De esta manera los alentarás a mantener este hábito y habrá menos probabilidad de que se desanimen al ahorrar para alcanzar una meta.

Abre una cuenta de ahorros para cada uno de tus hijos

Inicia buenos hábitos financieros con tus hijos desde temprana edad. Una cuenta de ahorros es una herramienta que les enseñará a ahorrar y también es una forma segura de ahorro para una compra importante.

Identifica las entidades financieras que ofrezcan intereses por los ahorros infantiles.  

Lo más importante: sé un buen ejemplo

Lo mejor es que les muestres a tus hijos buenos hábitos de gasto y ahorro para que puedan aprender a administrar bien el dinero. Cuando hablamos de buenos hábitos, nos referimos a comprar solo cosas que puedas pagar, tener un presupuesto mensual, limitarte a la lista en el supermercado, pagar las facturas a tiempo, ahorrar para pagar compras o actividades importantes futuras.