Por Maryorie Peña C. 

¿Sabes el poder que tiene la minifalda? Ahora mismo te lo cuento.

Publicidad

 

Sin importar la hora o el clima, la minifalda siempre será un must have en tu guardarropa. La historia evolutiva de esta prenda no fue solamente un símbolo “de rebeldía” femenino, sino que marcó un antes y después en el clóset de cada mujer alrededor del mundo. 

 

Aún conociendo las reglas básicas de su uso, te damos un empujoncito a saber qué realmente puedes hacer con esta pieza y también, lo que creemos que no es tan recomendable. 

 

El nacimiento de la minifalda 

Minifalda
Auge de la minifalda en los 60

 

Publicidad

Hagamos un viaje a Londres, en el año 1965. La diseñadora Mary Quant analizó detenidamente su marca de autómovil favorito, Mini Cooper, y tuvo una idea revolucionaria. Así mismo, tomó prestada la primera palabra y manifestó una nueva tendencia. En un momento decisivo, sus faldas alcanzaron los 34 centímetros, cruzando fronteras en el mundo de la moda.  

 

Minifalda
Mary Quant
Minifalda
Andrè Courrèges

 

 

 

 

 

Publicidad

 

 

 

 

 

 

 

No obstante, se podría decir que Quant comparte la mitad del crédito con André Courrèges.

 

El diseñador de moda francés fue la persona que introdujo la minifalda a la Alta Costura en la misma década. Así que, aunque técnicamente la pionera fue la diseñadora Quant, Courrèges ciertamente logró incertar este estilo a una audiencia de lujo y crear una tendencia más marcada.

 

Do’s: Cómo usarla sin morir en el intento

 

Las reglas son sencillas. La primera regla es que no existen las reglas, solo el buen gusto. 

 

Una de las características más destacadas de la minifalda es su versatilidad. Así que, te presentamos algunos ejemplos visuales de qué hacer y qué, por amor a la moda, no deberías hacer. 

 

  • La clásica y eterna minifalda negra 
Minifalda
Massiel Feliz

 

Minifalda
Michella Choi

 

Lo bueno de esta primera opción es que es muy díficil equivocarte. Esta pieza se considera esencial a la hora de tener una prenda básica pero a la vez chic. Acompáñala con unas botas y te adueñarás de cualquier lugar al que entres. 

 

  • Los estampados son tu mejor amigo 

 

Minifalda
Pamela Sued

 

Minifalda
Summerbral

 

Este estilo en particular promete elevar tu look cada vez que lo uses. Esta es una muy buena oportunidad para salir de tu zona de confort y lograr un estilo único. 

 

  • Convierte tu atuendo en un uniforme colorido chic 
Minifalda
WhatAmyWore

 

 

 

Minifalda
Chiara Ferragni

 

Esta tendencia estuvo presente durante la Alta Costura y su influencia sigue haciendo efecto, ofreciendo una perspectiva fresca y moderna a estilos más tradicionales. 

 

Don’ts: No te asustes, es por tu bien 

  • La falda debe ajustarse a tu cuerpo, no al revés 
Minifalda
Paula Gonu

 

Algo que hay que tomar en cuenta al usar este tipo de faldas, es encontrar el match perfecto que se acople a tus curvas. Si al probártela, la prenda se corre hacia arriba demasiado, o se forman muchas líneas de lado a lado, es probable que no sea tu alma gemela de minifaldas. 

 

  • No temas ser arriesgada 
Minifalda
Danielle Barkhausen

 

No te quedes dentro de un estilo habitual, juega con diferentes piezas, agregále unas medidas largas o accesoriza según tu gusto. Nunca te conformes con lo que siempre ves. ¿Quién sabe? Tu input podría marcar tendencia. 

 

  • El balance lo es todo
Minifalda
Sarah Méndez

 

Aunque aprobemos el uso de diferentes piezas para construir tu outfit, recuerda no saturar tu look. Es mejor elegir una o dos piezas que quieras resaltar, ya que la armonía debe ser tu fiel compañero si quieres que tu forma de vestir se apriece debidamente. 

 

Así que, siguiendo estos consejos, desenpolva las minifaldas de tu guardarropa y comienza a crear nuevas ideas.

 

Hasta la próxima.