Relacionarse con el dinero es tan importante como relacionarse con las personas que te importan.

Necesitas dedicarles tiempo y esfuerzo para comprender sus implicaciones y encontrar el lugar adecuado para ellos en tu vida, lo mismo debes hacer con tu dinero.

Publicidad

Trata tus finanzas de la misma manera en que te tratas a ti mismo. Las relaciones saludables no ocurren por casualidad, son construidas y mantenidas. Esto es cierto no solo para tus relaciones personales, sino también con el dinero.

¿Cómo se construye y mantiene una relación saludable con el dinero? 

Bueno, un buen punto de partida es construir una buena relación contigo mismo.

Aprendí mucho sobre mi relación con el dinero al ganarlo y perderlo (en un período muy corto, podría agregar). Como cualquier buena relación, debes nutrirla y establecer la mentalidad y la actitud adecuada. Y hay ciertas cosas que no se pueden dar por sentadas.

Tu relación con el dinero es importante porque manejas el dinero día tras día. Si vas a tener que lidiar con el dinero por el resto de tu vida, ¿no querrás asegurarte de sentirte bien con tu dinero y que no te estreses ni te haga sentir abrumado?

¿Qué es una mala relación con el dinero?

No creo que nadie sea malo con el dinero; en cambio, creo que la gente tiene relaciones poco saludables con él. Una mala relación con el dinero difiere de una persona a otra, pero en general, es cuando experimentas una sensación de impotencia ante el dinero.

La mayoría de las personas que tienen malas relaciones con el dinero sienten que su dinero los controla, en lugar de que ellos tengan el control sobre su dinero. Esto puede manifestarse como ansiedad financiera, vergüenza financiera u otras experiencias.

Publicidad

Errores en las relaciones monetarias

El mayor error que veo cuando la gente trabaja en su relación con el dinero es pensar que un hábito arreglará su relación con el dinero por completo.

Por ejemplo, «si solo me apegara a mi presupuesto, entonces me sentiría bien con el dinero», o mi expresión favorita, «Si ganara más, entonces tendría una mejor relación con el dinero». Creo que tenemos que trabajar en nuestra mentalidad y relación con el dinero para que los cambios que decidamos hacer de hoy en adelante se mantengan.

Mirando más allá el dinero

No importa en qué categoría monetaria pertenezcas, es importante mirar más allá del dinero y examinarte a tí mismo. ¿Qué es lo que realmente te preocupa? Si gastas dinero, ¿por qué necesitas tantas posesiones? Si eres un avaro, ¿por qué estás tan preocupado? Y para los buscadores de dinero, ¿por qué estás constantemente persiguiendo dinero?

Presta mucha atención cuando respondas estas preguntas y, lenta pero seguramente, te darás cuenta de algunas de tus inseguridades y motivaciones ocultas. ¿Por qué soy un cazador de dinero? Busco dinero porque quiero suficiente dinero para comprar lo que quiera y poder mantener a mi familia.

Quiero ser más rico que mis amigos y quiero que mis hijos tengan un mejor estilo de vida que yo cuando crezcan. También quiero tener la oportunidad de probar cosas nuevas que de otro modo no podría hacer si no tuviera el dinero.

Por otro lado, cuida tus necesidades

El cuidado de tus necesidades físicas incluye cosas como dormir lo suficiente, comer comidas nutritivas, cepillarte los dientes y hacer ejercicio.

Cuidar tus necesidades físicas incluyen comprender la diferencia entre el dinero que gastas en tus verdaderas «necesidades» como comida, vivienda, cuidado de niños, atención médica, etc. de tus «deseos» como entretenimiento, restaurantes, canales premium y café gourmet.

Publicidad

Y ojo, la alegría es importante

Participar en actividades que te brinden alegría, como dar un paseo, comer un chocolate, ser voluntario, leer o tomar una clase de ejercicios, te ayudará a recargar tu bienestar emocional.

Las compras pequeñas que te brindan una gran alegría, como comprar un buen libro, o un chocolate o café gourmet ocasionalmente, o comprarle a tu hijo un regalo especial, es dinero bien gastado. Aparta dinero en tu presupuesto para aquellas cosas que te traen alegría. De manera similar, dar dinero a causas en las que crees (dentro de tu presupuesto), como organizaciones benéficas sin fines de lucro, organizaciones religiosas, investigación médica y científica o las artes, ayuda a recordarnos que el dinero es un medio para un fin, no un fin en sí mismo.

Es mejor pensar en el dinero como tu compañero eterno, un compañero con el que debes llevarte bien por el resto de tu vida.

Aura Cruz

Mejorar nuestra relación con el dinero implica un cambio fundamental de mentalidad. Llevarse bien con el dinero no se trata de obtener un ingreso enorme o de hacer más que nuestros amigos. Una vez que descubras el lugar adecuado en el que reside el dinero en tu vida, descubrirás que tu vida se volverá mucho más agradable.

Pondrás menos énfasis en las decisiones en las que haya dinero de por medio. Te sentirás menos presionado para aceptar un trabajo o seguir una carrera en la que el dinero es el único factor.

Personalmente, he descubierto que al centrarme en mis intereses y mi familia, he limitado por completo mis deseos materiales. Me he puesto más en contacto con mis necesidades reales y, como resultado, el dinero se ha convertido más en un amigo que en una obsesión.

Creo que la clave para una buena relación con el dinero es desvincular toda asociación del dinero con la felicidad. Y la única forma de hacerlo es descubrir qué es lo que realmente te hace feliz.

Ahora que sabes qué afecta tu relación con el dinero, es hora de comenzar a crear una buena relación con él. Les comparto cuatro pasos para que empieces a transformar tu relación con el dinero:

1. Identifica tu relación actual con el dinero

Si no estás seguro, te recomiendo que tomes nota de tus pensamientos y sentimientos al interactuar con el dinero o con tareas financieras. Imagina: cómo tu cheque de pago llega a tu cuenta bancaria, entregas tu tarjeta de crédito cuando reparan tu automóvil o escuchas una historia del mercado de valores en un Podcast o Youtube. Saber dónde te encuentras ahora puede ayudarte a saber dónde quieres estar.

2. Identifica tu versión de una relación saludable con el dinero

La mayoría de las personas con las que he tenido contacto en mentoría quieren una relación con el dinero que les resulte fácil, que los haga sentir seguros y tranquilos. Esas palabras pueden resonar contigo, ¡o puede que no! Tienes la oportunidad de decidir cómo se ve una relación saludable con el dinero para ti.

3. Haz una lista de tus pensamientos o prácticas financieras poco saludables.

¿Experimentas pensamientos de vergüenza por el dinero? Cosas como «No doné lo suficiente a la caridad».

Empieza por esos pensamientos que están pasando por tu mente en estos momentos. Enumerarlas. Determina con qué frecuencia deseas completar esta lista. ¿Una vez al día, varias veces al día, semanalmente?

 4. Decide qué pensamientos o prácticas financieras saludables deseas adoptar

No estoy aquí para decirte lo que debes o no debes hacer con tu dinero. Eres el experto en cómo quieres que sea tu relación con el. Aquí hay un par de preguntas para comenzar. ¿Mirar tu cuenta bancaria semanalmente se siente como un hábito financiero saludable? ¿Qué tal empezar el día con un mantra como «Tengo la confianza suficiente para entender el dinero»?

Crea una hoja de ruta para implementar cambios. Realiza ingeniería inversa desde donde te encuentras actualmente (en una relación financiera poco saludable) hasta donde deseas estar. Crea pasos pequeños y manejables para llegar allí y práctica con la frecuencia que funcione para ti, ya sea diaria, semanal o mensual.

Crea una hoja de ruta para implementar cambios. Realiza ingeniería inversa desde donde te encuentras actualmente (en una relación financiera poco saludable) hasta donde deseas estar. Crea pasos pequeños y manejables para llegar allí y práctica con la frecuencia  que funcione para ti, ya sea diaria, semanal o mensual.

¡Ahí tienes!

Ahora que sabes qué es una buena o mala relación con el dinero,  puedes identificar pensamientos o comportamientos financieros poco saludables y tienes un plan de acción de 4 pasos para comenzar a transformar tu relación con el dinero hoy mismo.