¿Cómo manejar el estrés en tiempos desesperados? Actualmente, vivimos en un mundo donde saturarse es increíblemente fácil. El exceso de información y las fechas límites crean sentimientos abrumadores un poco difíciles de controlar. Por eso, de la mano de Michelle Arthur, aprendemos sobre cómo moderar este tipo de emociones usando una herramienta clave: la respiración.

Colaboración con Michelle Arthur, Profesora de Yoga y Meditación, Barranquista, Directora de Mercadeo de Nateevos. Instagram: @mindful.michi

Publicidad

¿Cómo manejo el estrés usando mi respiración? por Michelle Arthur

Cómo manejar el estrés

El estrés y la ansiedad, el pasado y el futuro, lo que fue y lo que pudiera ser. Nos envolvemos en pensamientos que nos roban espacio en la mente, que evitan que veamos las cosas con claridad, que nos saca de nuestro centro. Así mismo, todo esto se va transformando en comportamientos negativos como: explotar, reaccionar y enojarse fácilmente.

Pero, el estrés y la ansiedad lo creamos nosotros mismos, por no saber canalizar las situaciones inevitables del día a día. Y puedes lograr “hackear tu mente” (como digo yo) usando una herramienta totalmente gratis, a tu disposición las 24 horas del día todos los días: tu respiración.

El cuerpo es un sistema energético, el cual necesita constantemente mantenerse en balance, recibir energía fluida y consistente. Esto se hace respirando. Prácticamente en todo momento cuando respiras lo haces de manera automática, y justo por eso, el cuerpo no recibe constante y fluida energía, ya que no recibe constante flujo de oxígeno. Por eso es importante que saques tiempo para respirar conscientemente. ¿Lo mejor?

Solo necesitas 5 minutos todos los días.

Hay un montón de ejercicios de respiración que puedes hacer para cada situación. Aquí te daré 3 de las más sencillas y efectivas que puedes empezar a realizar hoy mismo. 

¿Cómo manejar el estrés? Realiza estos 3 ejercicios de respiración

Cómo manejar el estrés

1. La completa

En esta te enfocarás en 3 áreas específicas: el abdomen, el pecho y la garganta. Inicia con ojos cerrados a inhalar por la nariz llevando todo el aire al abdomen y siente como eleva tu abdomen, luego expande tu pecho, y por último siéntela llegar a la garganta, hasta donde ya no puedes más.

Publicidad

Luego, exhalando, haz lo contrario. Empieza bajando el pecho y luego contrayendo el abdomen, sintiendo como el cuerpo se vacía, repite la misma secuencia por 10 rondas. Puedes colocar la mano derecha en el abdomen y la izquierda en el pecho para sentir cómo se expande.

2. La cuadrada

Aquí realizarás 4 acciones: inhalación – retención pulmones llenos – exhalación – retención pulmones vacíos. Vas a empezar inhalando por la nariz por 5 segundos, retienes tus pulmones llenos por 5 segundos, exhalas por 5 segundos y retienes los pulmones vacíos por 5 segundos. La idea es que vayas aumentando los segundos y haciéndola cada vez más lenta y profunda. Ojo, si la retención con pulmones vacíos es muy fuerte, puedes saltarla y solo hacer inhalación-retención-exhalación-inhalación.

3. La alterna

Así como el nombre, vas a ir alternando tus fosas nasales. Para esta utilizarás tu mano derecha. Inicias exhalando todo el aire y con pulmones vacíos tapas tu fosa nasal derecha con tu pulgar e inhalas por la izquierda, al llenar tus pulmones, tapas la fosa nasal izquierda con tu dedo índice o anular, y exhalas por la fosa nasal derecha. Luego inhala por la misma fosa nasal derecha, la tapas y exhalas por la fosa nasal izquierda; inhalas nuevamente por la izquierda y continúas.

Otras formas fáciles de iniciar con los ejercicios de respiración consciente son las siguientes:

Puedes estar sentado o acostado, con las palmas hacia arriba, busca la posición más cómoda, cierra los ojos y comienza a inhalar y exhalar cada vez haciéndolo más prolongado, puedes contar hasta 10 y pasar al escaneo corporal.

Imagina que una brisa pasa por cada parte de tu cuerpo, visualizando como la brisa va subiendo desde las puntas de los pies, envolviendo los talones, subiendo por las piernas, pasando por las rodillas y muslos, abrazando la cadera y órganos internos, siguiendo por el pecho, pasando por cada vértebra de la columna, dividiéndose en el cuello, bajando por cada brazo hasta llegar a los dedos de las manos (puede que sientas un cosquilleo). Sigue subiendo esa brida por la cabeza, pasando por cada detalle, desde la mandíbula, lengua y boca, hasta la nariz, cejas y frente. Permanece en este estado por el tiempo que desees.

Esto es excelente para dormir, relajarse y botar el golpe.

Publicidad

Beneficios de realizar ejercicios de respiración consciente

Físicos

  • Nos sentimos conectados
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Mejora la digestión
  • Mejora el funcionamiento de las glándulas y nervios

Emocionales

  • Regula tus emociones
  • Menos necesidad de buscar escape en otras cosas
  • Calma tus reacciones
  • Libera los efectos negativos del estrés y ansiedad

Mentales

  • Aumenta la claridad mental
  • Relaja los pensamientos
  • Mejora tu concentración
  • Elimina toxinas

Puedes seguir a Michelle en sus redes clickeando su usuario de Instagram más arriba o pulsando aquí.