Tener diferencias con nuestra madre es totalmente normal, todos somos entes diferentes y tenemos distintas maneras de pensar, pero cuando estamos en constante pelea con ella, podríamos estar padeciendo de los famosos “mommy issues”.

Tal cual definimos en nuestro anterior artículo, los mommy issues, término de origen anglosajón, hace referencia a una serie de conflictos internos, muchas veces inconscientes, que puede presentar una persona, derivados de una relación problemática con su figura materna que se ven reflejados en la adolescencia o adultez de la persona.

Publicidad

Un tema complejo y más normal de lo que se piensa que debería tratarse para poder sanar, por esto le hemos pedido a Estefani Bonetti, psicóloga clínica, que nos explique cómo podemos superar los problemas con nuestra madre de la mejor manera.

Más allá del conflicto

Es importante reconocer que nadie da de lo que no tiene, y muchas veces mamá solo da de lo que ha recibido de sus padres y no ha podido aprender otra manera de la que le enseñaron a ella, y se va repitiendo ese patrón el que tal vez les costó a sus padres la relación con ella y ahora a ese patrón le está costando la relación con sus propios hijos.

Publicidad

La relación con la madre es el primer vínculo que formamos de cuidado y amor con alguien, nuestra primera casa fue el cuerpo de nuestra madre, del cual recibimos alimento y cuidados para llegar a este mundo, es lo que nos ha dado el paso para llegar a la vida.

Cuando tenemos una mala relación con la madre, es difícil conectar con la energía de la vida, se hace difícil sentirnos plenamente conectados y felices, es como si nos faltara energía, y esto se ve reflejado en nuestra autoestima, en la salud e incluso en las relaciones de pareja.

¿Cómo puedo mejorar mi relación con mi madre?

La doctora nos explicó que es muy importante reconocer que los responsables de darle un lugar a la madre y sanar ese vínculo es responsabilidad de los hijos, ya que los padres en este caso mamá, solo pudo darte lo que recibió, y tal vez sientas que pudo ser diferente, pero para ella esa fue la única manera y eso es lo que se debe aceptar, para que puedas hacerlo diferente con tus hijos.

Mientras tanto puedes:

  • Colocar límites sanos: existen madres controladoras, narcisistas, y con temas que realmente te afectan, por ende, es sano colocar límites que te permitan cuidar de tu salud emocional y mental, también entender que no debemos de sentir culpa por poner límites incluso a nuestra madre.
  • Tratar de comprenderla: tal vez quieras que cambie, pero no lo hará a tu ritmo ni a tu manera, por eso aprende a tener compresión y empatía, pues gracias a ella estas aquí.
  • Comunicarte efectivamente:  no asumas, tú eres responsable de lo que sientes y de cómo lo dices, y cuando comunicas con empatía, con respeto y amor la información siempre llega, tal vez no a la manera que esperas, pero llega.
  • Buscar ayuda profesional: asiste a terapia psicológica para trabajar esos temas con mamá y poder liberarte, comprender y sanar.

Publicidad