¿Te resulta difícil ahorrar dinero o no visualizas la cantidad deseada en tu cuenta de ahorros?

Ahorrar puede ser una tarea abrumadora y es posible que algunos ni siquiera sepan por dónde empezar.

Publicidad

¿Cómo puedo ahorrar más dinero?

La mayoría de la gente quiere ahorrar más dinero, pero sin un plan sólido y buenos hábitos, es fácil no alcanzar tus metas financieras. La vida interfiere y el dinero se escapa. Antes de que te des cuenta, ha llegado el final del mes y no estás más cerca de ahorrar que cuando empezaste. Sin embargo, ahorrar dinero puede ser tan simple como elegir vivir dentro de tus posibilidades, cómo elegir volver a usar tu ropa en lugar de renovar tu guardarropa mensualmente o cada fin de semana.

Si te concentras en pequeñas ganancias, realizas depósitos automáticos y resistes la tentación de «pedir prestado» a tí mismo, puedes encaminarte hacia la estabilidad financiera. Cuando no estás acostumbrado a ahorrar, puede ser difícil comenzar. Y probablemente, no estés ahorrando suficiente dinero en caso de emergencias, estás abarrotado de deudas y haces pagos por artículos de lujo que realmente no puedes pagar.

Pero no tienes por qué permanecer así. Puedes tener la tranquilidad de saber que tienes dinero al que recurrir. Solo se necesita perseverancia y ser un poco creativo.

A continuación, te comparto cómo establecer hábitos para ahorrar más dinero y que se convierta en algo natural en tu vida:

1. Establece una meta

¿Cuánto te gustaría ahorrar? ¿Y para qué?

Puede ser difícil asignar parte de tu efectivo a una cuenta de ahorros si no tienes una meta establecida para ese dinero.

Publicidad

¿Por qué ahorrar para más tarde cuando puede gastar en lo que quiere hoy, verdad? Pero una de las muchas razones para ahorrar dinero es que, incluso si no se sabe exactamente para qué está ahorrando en este momento, es probable que encuentres algo para lo que quieras ahorrar en el futuro.

Cuando se establece un objetivo de ahorro claro, ya sea un automóvil nuevo, el pago inicial de una hipoteca, se vuelve mucho más fácil trabajar el autocontrol necesario para lograrlo. El simple hecho de tener una meta para visualizar, como una cuenta de ahorros para la universidad para tus hijos o un fondo para escapadas espontáneas de fin de semana, te ayudará a mantenerte enfocado, motivado y disciplinado.

Ahorrar dinero a menudo significa hacer sacrificios y puede agotarse después de un tiempo. Si tus restricciones de gasto autoimpuestas son demasiado estrictas, es posible que te estés preparando para el fracaso. Es como seguir una dieta muy estricta; si te niegas durante mucho tiempo, puedes romper y deshacer todo tu buen trabajo.

2. Traza una línea de tiempo

Una vez que hayas descubierto para qué estás ahorrando y cuánto dinero necesitarás, es hora de averiguar cuánto tiempo te llevará alcanzar tu meta. Si deseas ahorrar US$4,000 para un viaje a Francia, por ejemplo, averigua cuánto dinero estás dispuesto y razonablemente capaz de desprenderte de cada cheque de pago y luego calcula cuántos cheques de pago te costará llegar allí. Este plan de ahorro es la ruta que te ayudará a llegar al día en que finalmente hayas ahorrado suficiente dinero para reservar esos boletos de avión.

3. Establece puntos de referencia

El acto de guardar conscientemente una cantidad determinada de dinero en un horario establecido ayudará a desarrollar la memoria muscular que se necesita para convertir el ahorro de dinero en un hábito. Y dado que esta es la clave para adoptar un nuevo comportamiento que te resultará útil mucho después de haber alcanzado esta meta de ahorro en particular, es importante mantenerse encaminado.

Divide tu cronograma en objetivos de ahorro semanales, mensuales y trimestrales. Asegúrate de verificar que lo estás cumpliendo en todo momento. Cuando tomas un objetivo grande y lo divides en una serie de objetivos más pequeños, se vuelve mucho más fácil de lograr.

Ahorrar dinero requiere disciplina, y una cierta cantidad de sacrificio

Rara vez se discute la importancia de ahorrar dinero. El ahorro es uno de los consejos financieros más básicos (y más repetidos) que existen. A pesar de la importancia de ahorrar dinero, muchos de nosotros no estamos siguiendo ese consejo. Cuando se trata de hacer lo correcto financieramente, no basta con saber que se debe ahorrar.

Publicidad

4. Empieza pequeño pero sé consistente

Empezar poco a poco te hará acostumbrarte a guardar dinero. No romper tu presupuesto te permitirá reservar algo.

Esta es una de las principales cosas que impide que las personas ahorren. Sienten que la pequeña cantidad que tienen no es suficiente para sumar y hacer una gran diferencia en sus ahorros.

El caso es que empieces. Adquiera el hábito, observa cómo crece tu dinero al aumentarlo constantemente. Te sorprenderás de la cantidad de pequeñas contribuciones que pueden crecer con el tiempo, brindándote seguridad o acercándote mucho más a un artículo para el que estás ahorrando.

La consistencia es importante cuando se está ahorrando pequeñas cantidades. Con el tiempo, puedes trabajar para poner más dinero en tus ahorros, pero este consejo es solo para comenzar.

5. Celebra los pequeños ahorros

Cuando recién comiences a ahorrar, es fácil descontar tus esfuerzos. Incluso si sólo puede ahorrar US$5, concéntrate en el hecho de que está ahorrando algo.

Date permiso para empezar despacio; si ahorras USD$5 cada semana, tendrás US$260 al final del año. Mientras te estés moviendo en la dirección correcta, estarás concentrado en lo que realmente importa: establecer el hábito de ahorrar.

Una vez que ganes impulso, puedes echar un vistazo a tu presupuesto y descubrir oportunidades de ahorro que quizás no hayas reconocido de inmediato.

Si no estás seguro de por dónde empezar o cuánto debería poner en tu cuenta de ahorros, aquí tienes un método que puedes probar: comienza por ahorrar el 1% de tus ingresos mensuales y aumenta eso en un 1% cada mes.

No hay ninguna razón por la que ahorrar dinero tenga que ser una experiencia completamente miserable, y al otorgar pequeñas recompensas, reforzará la idea de que estás haciendo algo que, literalmente, dará sus frutos al final.

6. Configura transferencias automáticas

Configurar transferencias automáticas desde tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros puede ayudarte a comenzar a ahorrar dinero sin pensar en ello, asumiendo que tienes un presupuesto establecido y conoces tus gastos y metas de ahorro.

Si tus cuentas corrientes y de ahorro están en el mismo banco, será más fácil hacerlo. Simplemente abre la cantidad de cuentas de ahorro que necesitas para tus diferentes objetivos y luego configura transferencias automáticas mensuales (o semanales) de tu cuenta corriente a tus ahorros.

A veces, tener bancos separados para cada cuenta es algo bueno porque es menos probable que transfieras dinero de tus ahorros debido a la molestia.

7. Presupuesta tu ahorro

Una vez que ganes impulso, puedes echar un vistazo a tu presupuesto y descubrir oportunidades de ahorro que quizás no hayas reconocido de inmediato.

Hacer un presupuesto de tus ahorros es otra opción si no te gusta la idea de automatizar tu dinero en una cuenta separada. Entonces, junto con tus facturas normales, agregarías una categoría para ahorros. Es vital anotarlo en tu presupuesto. 

En lugar de confiar en ti mismo recordando hacerlo, mira cuánto te queda y piensa que hay un poco de dinero que puedes gastar. Es importante que tus ahorros sean una prioridad que se anote en tu presupuesto. Considéralo como otro gasto que necesites transferir a tu cuenta de ahorros. Es esencial que guardes el dinero en tu cuenta de ahorros antes de planificar tus viajes con amigos o gastar el dinero que tienes, pensando que ahorrarás lo que queda.

Te debes a ti mismo vivir una vida increíble. Eso significa tener la seguridad de ahorrar seis meses en gastos para un día lluvioso y trabajar duro para sacar más provecho de la vida.

8. Recordatorios visuales

Los recordatorios visuales te ayudarán a mantener siempre tus metas en el frente de tu mente. Si siempre estás pensando en aquello por lo que estás trabajando duro, estarás motivado para seguir adelante.

Es bueno tener un recordatorio visual no solo en casa, sino también en tu automóvil, en tu trabajo, tu fondo de pantalla.

En cualquier lugar donde pases la mayor parte de tu tiempo. Es posible que no hayas pensado en tu automóvil, pero si estás tratando de dejar de comer fuera de casa o ir de compras, este es el lugar perfecto para poner un recordatorio.

Algunas ideas para recordatorios visuales:

  • Tablero de visión en tu pared.
  • Una imagen de lo que estás guardando como fondo de pantalla en tu teléfono.
  • Un gráfico que muestre tu progreso ahorrando.
  • Citas motivacionales donde más las verás.

Lo que sea que te motive cada vez que lo veas es un gran recordatorio visual. Crea tantos como sea posible.

9. Leer, leer y leer

Otro hábito que se puede aplicar a varios aspectos de la vida es leer.

Hay una gran cantidad de información esperando ser explorada entre esas páginas sin hojear. ¿Interesado en saber cómo otros obtuvieron su éxito para modelar después de ellos? Lea sus biografías.

¿Quieres aprender diferentes formas de invertir tu dinero? Lea libros o artículos relacionados con finanzas o inversiones. Conocer las razones para ahorrar dinero puede ser fundamental si deseas seguir con un plan de ahorro a largo plazo.

Si necesitas ayuda para comprender la importancia de ahorrar dinero, considera estos puntos y comienza a ahorrar dinero ahora.

Recuerda:

  • Ahorrar puede darte libertad
  • Ahorrar proporciona seguridad financiera
  • Ahorrar significa que puedes asumir riesgos calculados

La importancia de ahorrar dinero es simple: te permite disfrutar de una mayor seguridad en tu vida. Si tienes dinero en efectivo reservado para emergencias, tienes una reserva en caso de que ocurra algo inesperado. Y, si tienes ahorros reservados para gastos, es posible que puedas tomar riesgos o probar cosas nuevas.

Bastante buenas razones para ahorrar dinero, ¿verdad?

¡Quedo a la orden!