¿Blanco y dorado o negro y azul? El color de un vestido se ha convertido en el enigma de las últimas horas, que ha hecho debatir sobre la diferente percepción de la realidad por las personas. 

Según el portal La Voz de Galiacia dos días después del Dressgate, el mundo todavía sigue dividido en dos tipos de personas, las que ven el vestido azul y negro o las que lo ven blanco y dorado. Nadie se pone de acuerdo. Donde muchos ven blanco y dorado, otros tantos negro y azul. Incluso vuelven a mirarlo de nuevo. Y otra vez. Y luego otra. Y entonces cambian de opinión. Y se plantean muchas dudas: ¿por qué?

Publicidad

El origen del debate

Todo empezó cuando una usuaria de Tumblr decidió pedir ayuda a sus seguidores para preguntarles una duda existencial: ¿de qué color era un vestido concreto? Decía que ella y sus amigos no eran capaces de llegar a un acuerdo y se «estaban volviendo completamente locos».

La inocente pregunta de Swiked (así se llama la chica que montó todo el asunto) ha creado un cisma a nivel mundial: entre los que ven el vestido blanco y dorado (a los que ya se conoce como Gws -«gold and white»-) y los que lo ven azul y negro (los Bbs -black and blue-).

Parece ser que la razón de estas diferencias entre personas se debe a una ilusión óptica, en la que la relación del objeto con el entorno cambia la percepción que tenemos del objeto. La iluminación de la sala en la que estemos, el contraste y orientación del monitor, etc., puede hacer que lleguemos a una primera conclusión, errónea o no, y que ésta permanezca en nuestra cabeza a pesar de que nos estén demostrando lo contrario.

 

Publicidad