Fue en Rajpath, una de las avenidas emblemáticas de la capital. Modi tiene claro que el yoga es una forma de promover a India en el mundo. Incluso ha creado un ministerio: el de Ayurveda, Yoga y Naturopatía. Esta cartera tiene una gran visibilidad en los medios de comunicación, e incluso manda mensajes de texto a los indios con recomendaciones a “vivir la vida en todo su potencial” mediante la práctica del yoga.

El primer ministro, vestido de blanco y con pañuelos al cuello con los colores de la bandera india, practicó ayer durante cinco minutos las posturas más fáciles del yoga. Después, se fue caminando entre las filas de los niños más pequeños. Les sonreía y miraba orgulloso, a un par de ellos les corrigió la postura. Algunos grupos minoritarios, sobre todo musulmanes, acusaron a Modi de usar el yoga para promover una agenda nacionalista hinduista. Tras el evento, el opositor Arvind Kejriwal aseguró: “El yoga es esencial, pero trata sobre el cuerpo y la mente. No juguemos a la política”.

Publicidad

El Gobierno contrarrestó las críticas diciendo que la práctica no era obligatoria y que la disciplina es una herencia de India para el bienestar del mundo.

Lee más en El País