¿Cómo criar a mi hijo?

Suena utópico, lo sé. De hecho, creo que compré “Educar sin perder los nervios” de Tania
García por la promesa de su título. ¿Qué sabía yo que también mis hijos pierden los nervios
conmigo? Que después de todo, yo no soy esa mamá perfecta con la que es tan divertido estar
24/7.

Publicidad

¿Cómo criar a mi hijo sin perder los nervios?

La sexta edición del libro [que es la que compré en Madrid hace 3 navidades] es de esas que no
dejas de rayar, pues cada oración que sobrepasas—cual ola en el gran océano—te da una
bofetada.

La cantidad de verdades que te detalla este libro es abrumadora, y lo que más me gustó es que
tiene un enfoque distinto a lo que había leído sobre crianza: no se centra en el niño, se centra
en ti. Se centra en esa niña que fuiste. En todo lo que te faltó y todo lo que te sobró. Por
primera vez pude interiorizar adecuadamente el “tienes que estar bien para criar bien”.

Me gustaría no tener que darles más que esto y que corran a comprar y leer el libro, pero si
tengo que sacar las mayores enseñanzas de Tania en mi vida, tengo que desglosar que:

1. Me enseñó a soltar

A dejar a un lado la idea de la perfección y asumir mi responsabilidad frente a mi crianza.

2. No hay emociones malas ni buenas, solo emociones

Nos encanta darle una connotación negativa o positiva a las cosas, pero que tire la primera piedra quien no ha sentido tristeza, ira o rechazo y no quisiera que además lo culpen o juzguen por ello. Entre las palabras llenas de verdad, la autora nos aconseja abrazar la ira como la emoción que es y liberarla sin hacerle daño a nadie.

3. Hay mucho de nuestros hijos que se refleja en nosotros

La autora nos dice “Nosotros, como adultos, podemos reeducarnos emocionalmente a medida que educamos a nuestros hijos en el conocimiento de nuestra propias emociones”. Nunca es tarde para
recuperarnos de las heridas
, no hay una máquina del tiempo que nos pueda exonerar de los momentos que nos jugaron en contra, pero siempre hay oportunidad para sanar. Y sanar para ellos, vale todo el esfuerzo del mundo.

Publicidad

4. Ajustar expectativas

“No te plantees qué quieres para ellos; simplemente vive aportándoles todo tu amor y déjalos vivir”. Esto no quiere decir que hagan lo que quieran, pero que sepan que sea lo que sea que expresen, están seguros de que los van a escuchar con apertura y empatía.

5. Pensar en qué queremos que se les quede

“¿Cómo vamos a enseñarles a que defiendan sus derechos correctamente si sus propios padres no los defendemos?” es una frase que me marcó dentro de este libro.

Releyendo mis apuntes resalto que este libro lo leí durante el comienzo del covid, y entiendo esto me hizo asumir cada palabra con otros ojos. La inmediatez, las preocupaciones, los miedos y el [arrogantemente] pensar que tenemos todo el tiempo del mundo, me hizo tomar cada palabra más literal, y me quedo expresamente con esta frase de [mi pana full] Tania:

“Todas las etapas pasan, los momentos difíciles se superan y todo el amor incondicional (aquel
amor que se demuestra, sin juicios, tanto cuando están enfadados como cuando están alegres)
que les aportemos hoy es el que se llevarán mañana”

Este libro lo puedes encontrar en mi lista de Amazon haciendo click aquí.

Y visitar mi Instagram aquí, donde comparto muchos de mis pensamientos.

Publicidad