Iris Apfel ha vivido dos vidas. La primera transcurrió entre 1921 y 2005. Fueron sus primeros 84 años, en los que Iris creció en su Nueva York natal, los de su inicios con la moda trasteando con los retazos de tela que le regalaba semanalmente su abuela, los que estudió Arte en la Universidad de Nueva York, trabajó para el Women’s Wears Daily,para la interiorista Elinor Johnson y se enamoró. En 1948 se casó con Carl Apfel y con él fundaría su cotizada marca de telas Old World Weavers. Fue la etapa que trabajó de decoradora para nueve presidentes de EE UU (desde 1950 hasta 1992, el último fue Bill Clinton) y se recorrió los mercadillos de todo el mundo buscando las piezas más excéntricas y originales para su exigente clientela. Esos primeros 84 años fueron los de una Iris Apfel que era una eminencia en su mundillo y uno de los personajes más icónicos de la sociedad neoyorquina, pero totalmente desconocida para el resto del planeta, que todavía desconocía su maravilloso universo.

La segunda vida de Iris Apfel comenzó en 2005. Fue cuando a Harold Koda (comisario del Metropolitan de Nueva York), le contaron que había una mujer en la ciudad que tenía la colección de joyas de Alta Costura más impresionante de EEUU. Koda se interesó por ella, quedó fascinado y decidió dedicarle una exposición que un principio sólo iba a ser de accesorios, pero pronto comprendió que era imposible disociarlos del estilo de su propietaria y decidió crear una gran muestra con 80 looks que eran pura fantasía. Porque Iris Apfel no sólo son sus voluminosos collares y pulseras. Iris Apfel es esa rara avis (así llamarían a la exposición) capaz de combinar una chaqueta de piel de Versace pintada a mano con unos pantalones comprados en un mercadillo y estar absolutamente fabulosa. La exposición del Met fue un auténtico bombazo, el boca a boca funcionó y Apfel se convirtió en la «anciana debutante de la moda» más requerida del sector. Posó en la portada de Vogue Italia (en S Moda también tuvo la suya) y desde entonces su teléfono no ha dejado de sonar.

Publicidad

El teléfono de Apfel tampoco quiere callarse en el coloquio que compartió el viernes con el centenar de espectadores que acudieron a ver Iris, el imperdible documental que Albert Maylses grabó antes de morir y que demuestra que Apfel es un bellísimo ser humano e irrepetible. De esta pieza audiovisual y de la posterior charla que el icono de moda (y de vida) ofreció en el marco de la pasarela 080 Barcelona Fashion, os dejamos 5 lecciones vitales de una mujer fascinante:

1) La belleza eres tú. Cuando una adolescente Iris compraba por los almacenes Loehmann’s de Nueva York, la propietara se le acercó y le dijo: «Llevo tiempo observándote y, ¿sabes?, no eres guapa ni serás guapa, pero tienes algo más importante: estilo». Apfel se ríe de todas las convenciones de belleza que rigen la sociedad («no estoy de acuerdo con la belleza») y aboga por vivir una vida llena de color y con diversión como antídoto a las reglas sociales del buen vestir. Por eso odia a la gente que viste de negro o que es esclava de la cirugía. «¿Para qué vas a liarlo más? Si te operas puedes quedar peor y parecer un Picasso. Después la gente se dará cuenta de que estas manos arrugadas no van con tu cara estirada. No hay razón para hacerlo. O como ella misma resume: «La vida ya es gris y aburrida, por lo que se puede divertir y hacer feliz a la gente con un poco de fantasía».

2) No seas borrego, explota tu personalidad. «Odio a toda esta gente homogeneizada, son todos iguales». Para Iris Apfel vivimos una de las peores décadas de la moda, con una sociedad obsesionada por vestir igual a lo que les dictan. «Se ha perdido toda la originalidad. Se hace poco y lo que se hace es de mala calidad. Los diseñadores viven obsesionados con los medios de comunicación y no saben coser. Todo el mundo trabaja con máquinas. En los 50 y los 60, eso era otra historia, como con Balenciaga». A Iris le extraña que la gente se sorprenda con su excéntrico estilo. «Lo que me parece raro es cómo la gente sale a la calle en masa con esas chanclas y esas camisetas blancas tan simples de tirantes. Parece que van todos a la piscina».

3) Educa tu mirada y no te aferres a tus pertenencias. «Todo el mundo debería ir a los museos, no dejar de visitarlos. Aunque no estés buscando inspiración para tu mente, la encontrarás y alimentarás tu alma». Si a Iris se le pregunta de qué prenda u objeto sería incapaz de desprenderse (tiene tres pisos llenos de ropa y un almacén gigante en Nueva York con auténticos tesoros de todos sus viajes) ella responderá al momento: «Oh cariño, en esta vida no eres dueño de nada, no estaremos en la Tierra para siempre y lo que tienes es como si simplemente lo hubieses alquilado». 

Más en S Moda

Publicidad