Si bien la mayoría lo define como un fin de semana para tomarse unos días de descanso y disfrutar al máximo del sol y la playa , el feriado de Semana Santa presenta diversas alternativas para disfrutar en casa, o bien, escoger una de las múltiples opciones que ofrece la ciudad.

Cabe destacar que durante estos días a nivel laboral no corresponde a un feriado irrenunciable, por lo que los centros comerciales y lugares de entretención permanecerán abiertos ofreciendo diversas opciones para disfrutar.

Publicidad

Para quienes deseen ir al cine y les gusten las películas sobre personajes bíblicos en esta fecha, aún es posible encontrar “Noé” y “El hijo de Dios” en algunas salas. Sin embargo, también es un buen momento para alquilar películas y verlas en casa. Puedes comprar palomitas de maíz y algunas golosinas para completar el ambiente. Esta actividad tan entretenida es ideal para hacerla en pareja, en familia o con los amigos. Puedes ver comedias, dramas y esas películas que no te puedes perder en Semana Santa, por su contenido religioso. Lo importante es pasarla bien en casa. 

A todos nos gusta el agua, pues en piscinas, ríos y playas hemos pasado divertidos momentos. Entonces, si no tienes una en casa y no vives cerca de algún balneario natural, puedes comprar una piscina plástica y armarla en tu casa. Para hacer el ambiente mejor, pon a sonar tu música favorita, busca buena compañía y date un chapuzón sin salir de casa. Si no piensas comprar la piscina, puedes hacer una “manguerada”. ¿Qué es eso? Refrescarte con una manguera en la comodidad de tu hogar. 

Leer un libro es una buena opción: Si aun no has podido leer el libro que siempre has querido, este es tu tiempo, aprovecha la tranquilidad de la ciudad. Ordena tu clóset y tu habitación. ¿Por qué no?, si te la has pasado de vaga el mes entero, con la habitación desordenada, aprovecha ahora que tienes estos días libres para organizar tu clóset y sacar aquella ropa que no estás utilizando, y claro, encontrarás cosas que siempre has estado buscando y que nunca aparecen.

Limpia tu computadora: Organiza los iconos de tu desordenado desktop, y desinstala los programas que ya no estés utilizando.

Montar bicicleta: alguien me dijo que cuando monta bicicleta, logra ver con más detalles la ciudad, y esas zonas desconocidas se destacan más cuando montas bici, aparte de que rebajas las libras de más. Aprovecha estos días y acuérdate de tu adolescencia cuando recorrías las calles alrededor de tu casa en bicicleta.

Sal a aquel parque o museo al que siempre has querido ir: En la ciudad hay muchos parques o museos que de seguro no conoces, si no has ido aprovecha que la ciudad se quedará vacía y tendrás toda la ciudad para ti sola, mis recomendaciones son el Parque Colón de la Zona Colonial y el Museo de Arte Moderno.

Publicidad

Desconéctate de las redes sociales: Olvídate por unos días de tu teléfono inteligente, de tu correo electrónico, del Facebook, del Twitter y disfruta de una vida libre de contaminación virtual. Tan simple como “aléjate de las redes sociales”.

Invita a tus amigos a casa: Sé el chef que siempre has querido ser y prepara una suculenta picadera. Que tal si les preparas una picadera con jamón serrano, queso manchego, y aceitunas acompañado de un buen vino.

También puedes darte una vuelta por los principales parques públicos de la ciudad, como las plazas Güibia o Juan Barón, donde suelen organizar actividades para toda la familia. En caso de que prefieras lugares cerrados, puedes visitar los principales centros comerciales, como Blue Mall, Acrópolis, Sambil, Megacentro o Ágora, donde también podrán disfrutar de actividades, en especial para los niños. Una vez allí, aprovecha para ver una película (también puedes alquilarla y verla en la comodidad de tu hogar).

Muy importante: Dedica un tiempo a leer la palabra de Dios y a reflexionar sobre el sacrificio que hizo Jesús en la cruz. Lo hizo por amor a nosotros, para la redención de nuestros pecados. Porque la Biblia dice que la paga del pecado es muerte, por eso él murió por nosotros para que no tuviéramos que sufrir condenación. Si quieres recibir su perdón, aprovecha estos días para conocerlo y dejarlo entrar en tu corazón.

Día de spa
Consiente a tu cuerpo de pies a cabeza. Puedes comenzar con un pedicure y terminar aplicando tratamientos en el cabello, y no dudes en darte un masaje. Aprovecha para usar mascarillas faciales y corporales. Para finalizar, sírvete una copa de vino y disfruta al máximo.