L’Oréal,  junto al laboratorio dermatológico de La Roche-Posay, crea un detector de exposición  de rayos UVA, bautizado como My UV Patch, que funciona como un tatuaje efímero.

El parche es una tira adhesiva transparente, que a diferencia de los sensores rígidos disponibles en el mercado se estira y se adhiere directamente a cualquier zona de la piel que los consumidores quieren monitorear. Con apenas 2,5 centímetros de diámetro y la mitad de un cabello de espesor, el dispositivo contiene tintas fotosensibles que toman en cuenta el tono de la piel del usuario y cambia de color cuando se expone a los rayos UV para indicar los diferentes niveles de exposición y así prevenir el cáncer.

Publicidad

Estará disponible este año, conjuntamente con su propio app. Más información en Loreal.com.