Montilla de Medina emitió sus consideraciones al dar inicio al Concierto Para Angeles, a cargo de la internacional orquesta “Macondo Chamber Players”, integrada por cinco talentosos jóvenes de distintas partes del mundo, incluyendo uno de República Dominicana.

El concierto tuvo lugar en la Sala Principal Carlos Piantini, del Teatro Nacional Eduardo Brito, donde se dieron cita cientos de personas de distintos estratos, así como estudiantes de avanzado nivel de música, de diferentes escuelas.

Publicidad

El quinteto de Cámara interpretó piezas clásicas de Wolfang Amadeus Mozart, de Johannes Brahms; y de Antonín Dvorak, en lo que constituyó un derroche de calidad, entusiasmo y sutilezas para un público que aplaudió incesantemente.

“Este conjunto musical reúne a artistas consolidados y jóvenes talentos de América Latina y del mundo para interpretar música de cámara y, a través de ella, fomentar el entendimiento internacional. Nos sentimos orgullosos de la presencia en este grupo de un virtuoso dominicano, el pianista Carlos Vargas, quien además es, junto a José Romero, fundador del conjunto, que conforman, también Francisco Vila, Raúl García y Andrej Power”, expuso la Primera Dama.

Dijo que los integrantes de Macondo Chamber Players entienden, como lo hace el Despacho de la Primera Dama, que la música es un vehículo para el cambio social y para fomentar el entendimiento y la solidaridad entre los pueblos y las personas.

Manifestó que por ese entendimiento sobre la influencia bienhechora de las artes en la convivencia humana, el Despacho de la Primera Dama auspicia el programa Ángeles de la Cultura para capacitar a niños, niñas y adolescentes, de 7 a 17 años, a través de talleres de música, literatura, pintura, danza, títeres y teatro.

Indicó que el propósito del Despacho de la Primera Dama es que el programa Ángeles de la Cultura, coordinado por Catana Pérez y Freddy Ginebra, contribuya a mitigar la violencia en barrios del país; a fortalecer la familia; a garantizar el crecimiento en valores de sus integrantes y a transformar la vida de sus miembros, que son futuros artistas.

Más de mil 300 niños y jóvenes de La Zurza, Los Guandules, en Santo Domingo; así como de Cienfuegos y Tamboril, en Santiago, reciben técnicas y enseñanzas en distintas disciplinas artísticas y literarias y próximamente lo harán otros tantos de los sectores Las Palmas, de Herrera, en Santo Domingo Oeste; y La Barquita, en Santo Domingo Este, donde ya se llevaron a cabo las inscripciones para la apertura.

Publicidad

“En los próximos meses se abrirán las puertas de
Ángeles de la Cultura en otros barrios de la capital y en las provincias San Juan de la Maguana, Duvergé, Santiago Rodríguez e Higüey”, dijo emocionada, Cándida Montilla de Medina.

Macondo Chamber Players valora trabajo Montilla de Medina

Los integrantes de Macondo Chamber Players valoraron el trabajo que realiza la Primera Dama Montilla de Medina, a través del programa Ángeles de la Cultura, y revelaron que algunos de ellos, como el violonchelista Francisco Vila, es el resultado de un programa social, en Estados Unidos, parecido al que impulsa su Despacho a favor de niños y adolescentes de escasos recursos económicos.

“Este es un proyecto que apoyamos totalmente y creemos en él, debido a que facilita a los jóvenes una introducción al arte, que es lo primero. Siembra la semilla y después ellos decidirán si continuar o no. Para validar esto, les cuento que uno de nuestros miembros salió de un programa similar en los Estados Unidos”, manifestó, Carlos Vargas, en nombre suyo y de sus compañeros.

Resaltaron que “proyectos así hay que apoyarlos, porque además le facilitan a nuestra sociedad tener una apreciación mejor hacia la cultura y permite entender que nosotros podemos crear arte”.

En agradecimiento por la dedicación de la Primera Dama, el pianista dominicano Carlos Vargas dedicó una pieza especial del autor criollo Rafael Bullumba Landestoy, en un acto que constituyó la gran sorpresa de la noche y emocionó a todos, especialmente a la homenajeada Cándida Montilla de Medina.

 

Publicidad

Integrantes del Macondo Chamber Players

Carlos Vargas

A su corta edad, el pianista dominicano Carlos Vargas ha realizado conciertos en Europa, Estados Unidos y América del Sur, destacándose sus apariciones en salas prestigiosas como la Wiener Saal en Salzburgo, Teatro Nacional Eduardo Brito, y el teatro «El Círculo», en Rosario, Argentina.

Andrej Power

De nacionalidad sueca, ha participado en numerosos festivales como Internacional de Música de la Academia Suiza Con Seiji Ozawa, Festival Bashmet en Rusia y el Festival de Verbier. Ha tenido la oportunidad de participar en importantes conciertos en EE.UU., China y Europa. Además ha tenido diversas presentaciones como solista con la Orquesta Royal Opera en Estocolmo, la Sinfónica de Utah , Sinfónica Jalta, Beijing National Opera, Solti Chamber Orchestra , Orquesta Sinfónica de Gotemburgo y la Filarmónica de Moscú .Andrej toca el violín.

José Romero

Nacido en Cali, Colombia, José Miguel Romero comenzó a tocar el violín a la edad de 5 años con Liliana Arboleda. Ya desde muy joven actuó con la Filarmónica de Cali con Francesco Belli y asistió a festivales como el Festival de Música de Aspen en Colorado y el Programa Preludio en Ithaca, Nueva York. También hizo parte del Festival Internacional Pablo Casals en Francia y el Festival de Verano de la Academia Mozarteum en Austria.

Francisco Vila

El violonchelista ecuatoriano-español Francisco Vila es hoy en día uno de los nuevos jóvenes talentos. Comenzó a tocar el violonchelo a los 8 años y debutó como solista con orquesta a los 14. Ha tocado conciertos en Estados Unidos, Canadá y Europa. Vila ha sido descrito como «… un joven violonchelista y músico de talento excepcional”.

Raúl García

El violista colombiano Raúl García se ha establecido como uno de los más promisorios artistas de su generación. Actualmente se desempeña como Asistente de Principal de Viola con la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y desarrolla una labor pedagógica como profesor de Viola en la Facultad de Música de la Fundación J.N Corpas.