Ya se siente la brisita… y para muchas, también la pregunta incómoda y a veces recurrente de “¿El novio pa’ cuándo?”, en los encuentros familiares de Navidad. Si estás en tus 30 y sigues soltera, no es razón de pánico. Te compartimos algunas claves para no dejar que los estándares sociales se adueñen de tu mente.

Soltera después de los 30: El estigma social

Posiblemente este haya sido tu caso: a los 15 años, te imaginabas casada y con hijos a tus 25. A los 20 años, te imaginabas casada, con una carrera exitosa y estable económicamente. Pero los 30 llegaron a la velocidad de la luz y con ellos un golpe de realidad que confirma lo siguiente:

Publicidad

La vida no siempre sale perfectamente como la planeamos.

A pesar de todos los avances desde la llamada liberación femenina, el llegar a los 30 suele traer consigo una crisis existencial para muchas mujeres que tiene todo el arraigo en la presión social y los cánones que supuestamente debemos alcanzar a dicha edad. Y aunque a veces tal presión viene de nuestro interior y de las propias expectativas que nos creamos tras crecer en un entorno tradicionalmente machista, es difícil desaprenderlas cuando están tan arraigadas en nuestra cultura y sociedad.

Publicidad

¿Estás soltera después de los 30? Que no cunda el pánico, chica

Si ya estás anticipando las preguntas de tus tías en las próximas fiestas de fin de año y la idea te llena de ansiedad, quizás es momento de que evalúes cómo quieres vivir tu vida y preparar tu mente, no necesariamente para responder a las opiniones no solicitadas, sino para vivir de corazón bajo tus propios estándares. A continuación algunos puntos claves:

Cuando estás en tus 30 y no tienes pareja, comienzan los comentarios de “¿Y el novio pa’ cuándo?”, “Es que tú eres muy picky/exigente”, “Búscate con quién tener un hijo para que no te quedes sola”. Los comentarios te envuelven e incluso llegas a considerarlo o te vez al punto de involucrarte con cualquiera para “no estar sola”. 

A continuación, desglosamos las diferentes etapas de la vida de una mujer y cómo el estigma afecta a cada una. Siéntete libre de identificarte con una (o varias):

Si estás soltera, léete esto

Pero, ojo, ser soltera es simplemente un estado civil. El estigma está en la connotación que le damos a este término. “Si estar soltera tiene una connotación negativa, pues sería una amenaza a las necesidades, intereses o preocupaciones de la persona. Un primer paso es evaluar los propios pensamientos, pues tienen mucho poder e influyen en las conductas y las emociones. En este caso, para comenzar a cambiar esa co-relación, es imprescindible comprender cuales creencias se tienen de estos conceptos. Si estar soltero significa soledad e insuficiencia y un número 30 significa una meta específica, pues las conductas y emociones irán dirigidos a esta perspectiva. Y si se piensa así, es imposible tener una mentalidad positiva ante esta realidad”, afirma Chanell Redondo (@chanellredondopsic), psicóloga clínica y terapeuta cognitivo conductual.

Publicidad

Cada vez más mujeres hacen consciencia de que “mejor solas que mal acompañadas”. Durante el tiempo de soltería puedes enfocarte en vivir tus sueños, crecer en el ámbito profesional, viajar, ir de fiesta con amigas, sanar tus traumas de la infancia o profundizar en tu espiritualidad. Es decir, todo aquello que te llevará a conocerte a ti misma y definir lo que te gustaría en una pareja para no simplemente conformarte con lo que aparezca”.

Si no estás soltera, tal vez esto te ayude

Cuando estás en tus 30 y tienes pareja pero no estás casada, surgen los comentarios de “¿pa’ cuándo la boda?”, “se te va a pasar el tiempo”, “acuérdate del reloj biológico”, y así por el estilo.

El problema es que aún asociamos el matrimonio como el ‘final feliz’ en la historia de toda mujer. La resolución de sus hazañas. Sin embargo, no cuestionamos los miedos, insatisfacciones y soledad que algunas enfrentan en sus uniones matrimoniales. Y eso está mal”, afirma Rebecca Triaste en su libro All the Single Ladies: Mujeres solteras y el surgimiento de una nación independiente.

Lentamente, dicha visión está cambiando. Un estudio realizado por Pew Research en Estados Unidos, determinó que la proporción de personas que nunca se ha casado en edades entre 25-54 años, aumentó de 19% en 1990 a 33% en 2019. Y es que cada vez son más las parejas que postergan el matrimonio para dedicar más tiempo a convivir y conocerse, además de crear una mejor base económica.

Lo importante es que tu pareja y tú estén claros de lo que quieren para su relación y su futuro; que tengan conversaciones honestas de si desean casarse en el futuro, y tener hijos o no. De lo contrario, uno de los dos puede estar contando con un ideal que nunca pasará. Si no logran ponerse de acuerdo, entonces lo mejor es una ruptura a tiempo, y así puedes seguir adelante, conocer personas diferentes y descartar parejas que no estén alineadas a tu visión de futuro.

¿Cómo logro ser flexible sin perder la visión o expectativas de lo que quiero en una pareja?

El secreto está en el balance. “Cuando se tiene una buena relación consigo misma, se tienen más claro los aspectos negociables y no negociables en una relación. El balance entre las expectativas y ser flexible, está en saber cuáles aspectos son imprescindibles y que sin ellos una relación siempre estará incompleta para la perspectiva de esa persona; así como cuáles aspectos estás dispuesta a negociar, para llegar a un punto medio. Cuando la lista es balanceada, la persona no se dirige a los extremos como: “acepto todo tipo de personas en mi vida” o el otro extremo de “no dejo entrar a nadie, porque tiene defectos”, abunda Redondo.

Por otro lado, si eres de las que no sale mucho

Aquí los comentarios son del tipo “la pareja ideal no te va a llegar del cielo” o “lo que no se exhibe no se vende”. Pero la realidad es que no existe una ruta única para encontrar el amor.

Lo importante es que hagas lo que te haga sentir cómoda y vaya acorde con tu estilo de vida. Si prefieres salidas casuales a lugares más calmados en lugar de fiestas y discotecas, pues quédate por esa línea. Las historias de amor son siempre diferentes: hay quienes se conocen desde la escuela, hay quienes se encuentran después de los cuarenta; hay quienes se conocen en el supermercado, y aquellos que se conocen a través de un app de citas o en el mundo digital… en fin, lo que le funcionó a tu amiga no tiene por qué ser tu historia.

Enfócate en vivir el presente, hacer lo que te gusta y disfrutar de ti misma. El destino se encargará de hacer lo suyo en el momento adecuado y de la manera adecuada.

Y si eres “muy” independiente…

“Te vas a quemar en la calle”, “Vas a intimidar a los hombres”… ¿Te suenan familiares estas frases? Son comunes en el entorno una mujer soltera después de los 30 o cerca de ellos, con una carrera profesional en ascenso y notable libertad económica. Son muchas las mujeres reconocidas por su éxito profesional que cargan con el mito de que les será más difícil encontrar un hombre equivalente a sus estándares, o que piensan deben mentir sobre su salario o minimizar su éxito para no “intimidar” en una cita.

Ocultar tus aspiraciones no es lo ideal. Pues no es el hecho de ganar más sino el no alinear las expectativas lo que puede condenar al fracaso una posible relación. “No seas tímida con tus aspiraciones y ambiciones mientras estás quedando con alguien. Si crees que una potencial pareja te pedirá que recojas tus cosas porque indicas que quieres perseguir una carrera o trabajar a lo largo de la vida de tus hijos, entonces puede ser mejor dejarle ir.” afirma el psicólogo clínico Ramani Durvasula en un artículo publicado por Business Insider España.

La pareja que realmente mereces será aquella que reconozca que también tienes sueños y metas por lograr, y que entienda que formar un hogar y lidiar con las responsabilidades que esto implica es cosa de dos, no solo tarea primordial de la mujer.

Toma en cuenta estos puntos

Si te sientes perdida o que no “has logrado tu meta”, buscar ayuda profesional sería una opción de auto cuidado. “Precisamente por sentirse perdida, en la terapia se puede encontrar una guía hacia dónde está la luz al final del túnel. Los tiempos difíciles nos dejan enseñanzas muy valiosas. Está bien a veces no saber a dónde precisamente llegará el camino, pero es más importante que ese camino cumpla un día a la vez con mi paz”, recomienda Chanell Redondo, psicóloga clínica y terapeuta cognitivo conductual.

¿Estás soltera después de los 30? Aquí unos tips

  • Haz las paces con tu situación y enfócate en disfrutar el presente.
  • Descubre otros modelos a seguir que se asemejen más a tu estilo de vida.
  • Edúcate sobre tus opciones para que tomes tus propias decisiones de manera informada y no por presión.
  • Analiza tu pasado y las causas de tus creencias.
  • No seas dura contigo misma y trabaja en tu amor propio.