Lejos de lo que muchos piensan, que sólo una larga noche de fiesta o desvelo por trabajo reflejan una mala apariencia en tu semblante, otros factores pueden alterarlo. Así es, hasta a nosotros nos causó sorpresa la noticia. Por esta razón, nos dispusimos a realizar las investigaciones de lugar. Para ello, consultamos con la especialista en medicina interna, nutricionista y endocrinóloga Maria Bell Viguri, del Centro Médico Vista del Jardín y del Centro de Medicina Reproductiva Integral y Atención Femenina (Cemeraf), quien bajo su experiencia médica nos enlistó diez posibles causas.

1. La cafeína. En ocasiones, el café de la mañana puede ser necesario, ¡pero cuidado!, ya que tiende a deshidratar, producir arrugas, piel pálida y seca, al matar ciertos antioxidantes encargados de proteger la elastina de la piel. Por esta razón, nunca consumas más de cuatro tazas pequeñas al día.

Publicidad

2. Ciertos alimentos. Los azúcares refinados y carbohidratos procesados producen grasa, que en demasía son terribles para la piel. Causan inflamación, que conlleva a la degradación del colágeno, generando arrugas. También pueden debilitar tu sistema inmune, vital para que tu piel luzca siempre fresca.

3. Dormir boca abajo. Durante la noche, el cuerpo libera líquido del torrente sanguíneo a los tejidos blandos, incluyendo el rostro. Con el paso del tiempo, ese fluido puede acumularse alrededor de los ojos, estirando la piel súper delgada que los rodea. Si te acostumbras a esta posición terminarás con bolsas bajo los ojos que te harán lucir no sólo cansada sino más adulta.

4. Las alergias. Con frecuencia, las que por lo regular son estacionales causan estornudos, que a su vez promueven la aparición de círculos oscuros bajo los ojos. Además, el aumento del flujo de sangre al área contribuye a la aparición de células de pigmento que se instalan allí y crean decoloración. Sólo si es necesario toma antialérgicos continuamente.

5. Aire seco en interiores. Según datos suministrados por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, cuando uno duerme con frecuencia en medio de aire seco, éste puede restarle humedad a los ojos, provocando que los vasos sanguíneos se dilaten y te veas agotada, maltratada o ambas. De ahí que veamos a muchos con ojos rojos.

6. Horario rotativo. Que no quepa la menor duda: trabajar de noche o en turnos rotativos interrumpe nuestro reloj natural e interno. Por esta razón, podrás sentirte cansada ni bien te despiertas o tener ganas de dormir durante toda tu jornada.

7. La depresión. Nos encontramos no solo ante un trastorno emocional, sino que contribuye a muchos de los síntomas físicos que padecemos; uno de ellos es la fatiga o cansancio extremo. Una vez detectada es muy importante consultar a un profesional de la salud.

Publicidad

8. Anemia. En las mujeres es una de las principales causas de fatiga. La pérdida de sangre menstrual puede causar una deficiencia de hierro, poniendo a las mujeres en situación de riesgo. Si es tu caso, toma suplementos recomendados por tu médico y lleva una dieta rica en hierro.

9. Deshidratación. Independientemente de la actividad que estés realizando, necesitas agua para que tu cuerpo funcione correctamente y puedas mantener la calma. Por esto, toma agua durante todo el día. La diferencia es abismal.

10. Fibromialgia. Conocida también como Síndrome de Fatiga Crónica, es también una posibilidad. Si la fatiga dura más de seis meses y persiste un cansancio inexplicable, al punto que no puedes realizar tus actividades cotidianas, es hora de consultar a tu médico.