Pero dependiendo en qué país vive la mujer, esta tarea puede ser todavía más ardua e incluso mortal.

Según el informe anual de Safe the Children, hay un abismo entre ser madre en Noruega o en Somalia.

Publicidad

«El Estado Mundial de las Madres 2015: La Desventaja Urbana» clasifica los mejores y peores países para ser madre basándose en las condiciones de salud, educativas, económicas y políticas de las madres, las niñas y los niños.

En el ranking, Noruega se situó en el primer puesto, seguido por los otros países nórdicos, mientras que Somalia permaneció en el último lugar por segundo año consecutivo.

Estados Unidos se situó en el puesto 33 con una tasa de mortalidad materna sorprendentemente alta.

Allí, una en cada 1.800 mujeres tiene la probabilidad de morir por complicaciones durante el embarazo y/o parto, lo que significa un riesgo 10 veces más grande al que se enfrentan las mujeres en Polonia o Austria.

Además, entre las capitales de los países de altos ingresos, Washington tiene el mayor riesgo de muerte infantil y una gran desigualdad.

También hay enormes brechas entre ricos y pobres en la capital estadounidense.

Publicidad

Lee más de la noticia AQUI