Durante las fiestas, todas las féminas quieren lucir hermosas. Por tal razón, suelen escoger con esmero el atuendo ideal para resaltar la silueta y estar a la moda. También se suele hacer más énfasis en el peinado y el maquillaje, con el objetivo de estar espléndidas durante las fiestas decembrinas. 

Pero como dice el popular refrán: “todos los excesos son malos”, ya que tantas malas noches por los festejos y la ingesta de diferentes alimentos con alto contenido calórico, graso y de azúcar traen como consecuencia que el organismo produzca toxinas que afectan la salud y el buen aspecto de la piel.

Publicidad

Una de las tantas opciones para recuperar la lozanía de la piel es hacerlo a través de mascarillas caseras, uno de los recursos naturales más efectivos para tratar la piel afectada por el uso del maquillaje, una mala alimentación y la falta de sueño. 

Entre las mascarillas que puedes hacer en la casa, se encuentra la de miel y leche para la cara, la cual es perfecta para eliminar las impurezas de los poros. Los ingredientes son: una cucharada de miel, una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo. Mezclas bien y la dejas actuar durante 15 minutos. Retírala con agua tibia y al final enjuaga la cara con agua fría. 

También puedes optar para hacer una mascarilla de pepino y manzana, para la cual necesitas mezclar media manzana roja, medio pepino, una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo ello batido y frío en la nevera se aplica en la cara y el cuello para dejar actuar 20 minutos y retirar con agua tibia. Otra mascarilla casera es la de yogurt, limón, naranja y zanahoria, cuya mezcla se recomienda para las pieles grasas.

De adentro hacia fuera

Modificar la dieta es indispensable. Por lo que es necesario llevar una dieta donde los vegetales y cereales integrales abunden, así como tomar suficiente agua, la cual mantendrá los intestinos, riñones y sangre en las mejores condiciones, lo que se reflejará en la piel, considera Marcia Encarnación, cosmetóloga y esteticista.

“Además, si no se realizas ejercicio con frecuencia, la piel será una de las primeras en verse opaca, marchita y envejecida. El ejercicio, además de ayudar a la buena circulación de los nutrientes y a la eliminación de toxinas mediante el sudor, ayuda a las células a captar oxígeno, por lo que éstas se mantendrán más sanas”, comenta Encarnación.

Continúa leyendo la historia en El Caribe

Publicidad