Al aire libre

Aire natural. El contacto con la naturaleza, el sol tocando la piel, el aire que purifica los pulmones, al mismo tiempo, significa que respiramos mejor y con mayor calidad. Además, este contacto con el exterior se traduce en un aumento de la autoestima y el mejoramiento del estado de ánimo, según un estudio publicado por la Universidad de Essex, de Reino Unido. Por lo que el beneficio no solo es físico, sino también emocional.

Publicidad

Buen pulso. Investigadores de la Universidad de Coventry, en Reino Unido, han descubierto que el ejercicio en la intemperie reduce la presión arterial con más eficacia que cuando se realiza en lugares cerrados. El estudio, publicado en el Journal Environmental Reserch and Public Health, expone que usando de muestra niños bajo las dos condiciones, obtuvieron mayores beneficios en aquellos que practicaron al aire libre.

Es gratis. Si tu presupuesto es limitado, no tienes por qué preocuparte. Hay muchos espacios públicos, parques, en los que puedes correr o montar bicicleta libremente. Hay algunos que hasta ofrecen clases de aeróbicos a ciertas horas del día.

Fuera calorías. Expertos en salud afirman que ejercitarse sin rodearse de cuatro paredes quema más calorías. La razón es que se tienen que practicar ejercicios que varían y pueden requerir que diferentes partes del cuerpo tengan que realizar un mayor esfuerzo, por encontrarse en una zona que no está condicionada.

 

Gimnasio

Vida social. ¿Quién dice que el gimnasio no es un lugar para conocer nuevas personas? ¡Pero si hay algo varios factores en común que los une! Todos quieren conseguir una vida saludable, ya sea estando físicamente en forma, balanceando la dieta o reduciendo el consumo de bebidas alcohólicas. Así es como se suman muy buenos puntos para entablar una conversación y, por qué no, lograr una posterior relación de amistad.

Publicidad

Bajo control. Si durante tu rutina surge un dolor o tienes alguna duda sobre cómo realizar “X” movimiento, tendrás un personal capacitado dispuesto a ayudarte. Pero no sólo en lo físico. Los gimnasios tienen médicos que te evalúan y luego te recomiendan cuáles son los ejercicios que debes realizar de acuerdo a lo que revelen dichos estudios. En lo adelante, y si así lo prefieres, podrás contar con un entrenador que te oriente sobre cuáles son los entrenamientos que debes realizar.

Más que una excusa. Una vez inscrito en el gimnasio, te obligas a sí o sí pararte de la cama para hacer los ejercicios. No echarás a perder el dinero invertido. Así mismo, cuando ves a otros(as) con las mismas motivaciones e intenciones de estar en forma, el deseo cobra realidad. 

No te aburres. Un gimnasio no se limita únicamente a hacer pesas. Hay una variedad de opciones para captar la atención de públicos con distintas exigencias y necesidades. Bailes, aeróbicos, pilates, natación, montar bicicleta, son sólo algunas de las opciones que ofrecen para que no te aburras y pases las mejores horas de tu día divirtiéndote mientras entrenas.