¿Quién es, verdaderamente, Benjamín Bocio? Algunos lo conocen como odontólogo y activista social, pero: ¿De dónde sale el término Robin Hood? ¿Qué significa? ¿De dónde surge su pasión por la labor social?

Estas son algunas de las preguntas que respondemos en este artículo. Pero, antes de empezar con la entrevista, les ofrezco un poco de contexto sobre este joven considerado nacionalmente (e internacionalmente) orgullo dominicano.

Publicidad

¿Quién es Benjamín Bocio?

Benjamín Bocio Richardson es un joven dominicano de 26 años cuya misión es “poner fin a la falta de acceso de atención primaria de salud de calidad y rediseñar el sistema médico en su totalidad”. Con tal solo 14 años, Bocio sintió un llamado hacia la acción humanitaria imposible de parar, volviéndose co-fundador junto a su familia de FUMEBO, organización sin fines de lucro dedicada a proveer asistencia sanitaria médica y odontológica.

Así mismo, sigue su instinto y viene cumpliendo lentamente un objetivo:

Hacer del mundo un lugar donde se pueda vivir, no sobrevivir.

Años después, ha ayudado a miles de personas viviendo en pobreza extrema en la zona sur del país, ofreciendo servicios básicos de salud completamente gratuitos.

Premios y distinciones

  • Fue el primer dominicano en recibir el ”Diana Award”. Un premio internacional en honor a la Princesa Diana, que reconoce la labor social y comunitaria de personas entre 9-25 años.
  • En 2019, Benjamin representó a la República Dominicana en One Young World, ubicado en Londres donde fue el único latinoamericano seleccionado como orador delegado.
  • En el mismo año, fue honrado por la vicepresidencia y el gobierno dominicano con el Premio Nacional Volunérez Solidario.
  •  También, ganó el título de líder emergente otorgado por el rey Mohammed VI de Marruecos.
  • En el 2020, por su proyecto social “Cajas Vitales” creado el año pasado para combatir la Covid-19, obtuvo un premio monetario patrocinado por la fundación Bill y Melinda Gates, One Young World.
  • Y, este año, recibió el Premio Nacional de la Juventud.

Entrevista a Benjamín Bocio

Benjamín Bocio

Te convertiste en co-fundador de FUMEBO, (Fundación Médica Bocio), a tan solo 14 años de edad. ¿Sentías el deber humanitario desde tan temprana edad?

B: Sí. Tuve la gran bendición de nacer en una familia dedicada al humanitarismo y el trabajo social, por lo que desde muy pequeño me percaté de la desigualdad socioeconómica que enfrentan los dominicanos en la zona sur del país. A pesar de los recursos naturales de nuestra zona sur, es la región de la isla menos desarrollada económicamente. 

Trabajar desde el inicio con mi familia y seres queridos realmente hizo y hace que disfrute cada momento del proceso y convierta las actividades humanitarias en una pasión que inclusive disfruto en mi tiempo libre como relajación. 

Publicidad

Cuéntanos un poco sobre el “Efecto Robin Hood” que empleaste junto a FUMEBO. ¿Cómo surge la idea de redistribuir ingresos para reducir la desigualdad económica?

B: Luego del terremoto de Haití, que también engendró en el país una crisis de recursos en el sistema de salud, la República Dominicana proporcionó muchas de las instalaciones sanitarias para asistir a los afectados del país vecino. Como acción ante la crisis humanitaria y debido a todo el trabajo que veníamos realizando desde hace años decidimos fundar FUMEBO “Fundación Medica Bocio”.

La fundación trabaja bajo una alianza no monetaria con el Hospital Docente Universitario Dr. Dario Contreras, lo que nos permite tener acceso a una gran gama de recursos de salud que son redistribuidos a comunidades de escasos recursos que lo necesitan. Lo mejor es que podemos llevar a estas comunidades profesionales de salud de distintas especialidades para que estos puedan ofrecer sus habilidades médicas totalmente gratis.

Sobre el efecto Robin Hood

B: El efecto Robin Hood es un efecto de redistribución de recursos monetarios que existe desde hace miles de años, se popularizo y adoptó el nombre Robin Hood, ya que, en la cultura popular, este significa: “el acto de toma de recursos de zonas ricas para redistribuirlo a los necesitados”. Mi participación ante este término es que fui el primero en darlo a conocer utilizándolo no haciendo referencia a redistribución de recursos monetarios, sino bajo la redistribución de recursos no monetarios para aliviar la pobreza.

Benjamín Bocio

En tu trayectoria como emprendedor social, has recibido varios premios y distinciones. ¿Recibir este tipo de reconocimientos de alta escala han generado una presión en ti por alcanzar las expectativas de lo que el mundo puede esperar de ti?

B: El 2019 fue un año muy especial para mí y siempre lo recordaré con mucho cariño, porque a partir de este año fue que ocurrió un antes y después en mi carrera como emprendedor social y activista de la salud. Una de estas distinciones fue ser considerado como “unos de los 50 lideres emergentes” por el Centro de Políticas para el Nuevo Sur, la cual es una organización Marroquí. y esta condecoración fue realizada bajo el patrocinio Mohamed VI de Marruecos. 

No lo llamaría presión, pero este tipo de reconocimientos genera un compromiso social mucho mayor en mí, que me impulsa a trabajar cada día más para contribuir más en mi causa social (acceso de calidad a la salud, educación y la nutrición) y en mis metas profesionales. 

Recientemente recibí el Premio Nacional de la Juventud en el 2022, y tengo que decir que no hay un mejor sentimiento que ser premiado en tu propia tierra y recibir ese calor de tus paisanos.

Tu labor también se basa en viajar a lugares y otorgar servicios de salud ¿Afectó la pandemia el desenvolvimiento de tu trabajo?

B: No afecto. Lo que hicimos fue darle un ligero cambio a nuestro modelo de trabajo y enfocarnos en la pandemia, apoyando aquellos trabajando en contra de ella y la población más vulnerable a la misma. ¿Cómo así? En vez de transportar profesionales de salud a comunidades de escasos recursos a asistir a los más necesitados, tratamos de apoyar a estos profesionales que estaban trabajando en la primera línea contra la COVID-19 en nuestros hospitales nacionales, con equipos de protección personal y desinfectantes de mano.

Publicidad

Sobre el Proyecto Cajas Vitales

A las comunidades de escasos recursos no las abandonamos. Tratamos de proporcionales alimentos de primera necesidad, así como mascarillas y desinfectantes de mano porque nos percatamos que por más alertas de emergencia que se proporcionaran a las personas, si estos no tenían alimentos en sus casas o dinero para comprar mascarillas y desinfectantes de mano, tendrían que salir de sus hogares para buscarlo y poder proveerles a sus seres queridos.

Esta contribución durante la pandemia a profesionales de la salud y comunidades de escasos recursos la hicimos con la iniciativa “Cajas Vitales”. Recibimos ayuda internacional de One Young World, La fundación Bill y Melinda Gates; y localmente Colgate-Palmolive.

Por último, ¿Tienes algún lema o frase que describa tus principios? 

La frase que siempre llevo conmigo y quisiera que todos pudieran tomar en consideración es que “Cada quien tiene las llaves para abrir y cerrar las puertas de su destino”.

Considero que todos podemos conseguir lo que nos propongamos sin importar el género, color de piel o condición económica. Para algunos, injustamente debido a las desigualdades sociales, el camino puede ser más difícil que otros, pero al final con un doble esfuerzo y dedicación todo puede ser logrado. Creo que el secreto está en no quedarse fijado o estancado en un solo camino, hay que considerar múltiples opciones y actuar con antelación, a veces tomar el camino menos esperado, una segunda opción, o implementar algo fuera de nuestra área de confort, puede llevarnos a donde queremos llegar, cuando todo se hace de manera positiva y sincera el universo conspira para que todo se unifique a nuestro favor.