La mayoría de botellas de plástico se pueden reutilizar al menos unas cuantas veces si se lavan correctamente con agua caliente y jabón.

Sin embargo, las recientes revelaciones sobre algunos de los químicos tóxicos que se encuentran en las botellas de Lexan (plástico #7) son suficientes para evitar que incluso los ambientalistas más comprometidos las reutilicen o las compren en primer lugar.

Publicidad

Los estudios sugieren que los alimentos y las bebidas almacenados en dichos recipientes, incluidas las omnipresentes botellas de agua transparente que cuelgan de la mochila de casi todos los excursionistas, pueden contener pequeñas cantidades de bisfenol A (BPA). Esto es una sustancia que puede interferir con el sistema de mensajería hormonal natural del cuerpo.

Las botellas de plástico reutilizadas pueden filtrar sustancias químicas tóxicas

La reutilización repetida de botellas de plástico, que se estropean debido al desgaste normal durante el lavado, aumenta la posibilidad de que los productos químicos se filtren por las pequeñas grietas y hendiduras que se desarrollan en los recipientes con el tiempo. Según el Centro de Política e Investigación del Medio Ambiente de California, que revisó 130 estudios sobre el tema, el Bisfenol-A (BPA) se ha relacionado con el cáncer de mama y de útero, un mayor riesgo de aborto espontáneo y una disminución de los niveles de testosterona.

El BPA también puede causar estragos en los sistemas de desarrollo de los niños. (Padres, cuidado: algunos biberones y vasitos con boquilla están hechos con plásticos que contienen BPA). La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la cantidad de BPA que podría filtrarse en alimentos y bebidas a través de una manipulación normal es probablemente muy pequeña. Sin embargo, existen preocupaciones sobre el efecto acumulativo de estas pequeñas dosis a lo largo del tiempo.

¿Por qué las botellas plásticas de agua y refrescos no deben reutilizarse?

Se desaconseja reutilizar las botellas hechas de plástico n.1 (tereftalato de polietileno, también conocido como PET o PETE), incluidas la mayoría de las botellas desechables de agua, refrescos y jugos. Estas botellas pueden ser seguras para un solo uso, pero no se deben reutilizar.

Los estudios también indican que los contenedores de PET pueden filtrar DEHP (Ftalato de bis(2-etilhexilo), otro carcinógeno humano probable, cuando están estructuralmente comprometidos y en condiciones menos que perfectas.

 Millones de botellas de plástico acaban en vertederos

Cada minuto se compra un millón de botellas de plástico en todo el mundo, lo que equivale a 20,000 por segundo. Solo en 2016, se vendieron 480,000 millones de botellas.

Publicidad

Afortunadamente, estos envases son fáciles de reciclar y casi todos los sistemas municipales de reciclaje los aceptan. Aún así, usarlos está lejos de la opción de ser “ambientalmente responsable”.

En 2019, la producción e incineración de plástico produciría más de 850 toneladas métricas de gases de efecto invernadero, emisiones tóxicas y contaminantes que contribuyen al calentamiento global.

Centro para el Derecho Ambiental Internacional

Y aunque las botellas de PET se pueden reciclar, menos de la mitad de las botellas compradas en 2016 se recogieron para reciclarlas y solo el 7 % se convirtió en botellas nuevas. El resto acaba en los vertederos todos los días.

La incineración de botellas de plástico libera sustancias químicas tóxicas como las dioxinas.

Otra mala elección para las botellas de agua, reutilizables o no, es el plástico #3 (cloruro de polivinilo/PVC), que puede filtrar sustancias químicas disruptoras hormonales en los líquidos almacenados en ellas y también liberar carcinógenos sintéticos en el medio ambiente cuando se incineran. Se ha demostrado que el plástico n.º 6 (poliestireno/PS) filtra estireno, un probable carcinógeno humano, también en alimentos y bebidas.

¿Existen alternativas de envases de plástico que sean seguras?

Las botellas de plástico no son los únicos envases reutilizables disponibles para los consumidores. Las opciones más seguras incluyen botellas hechas de HDPE (plástico n.° 2), polietileno de baja densidad (LDPE o plástico n.° 4) o polipropileno (PP o plástico n.° 5). Las botellas de agua de aluminio y acero inoxidable, como las que puedes encontrar en las Tinglar Eco Store y en muchas tiendas similares,  son opciones más seguras que se pueden reutilizar repetidamente y eventualmente reciclar.

Publicidad