En todos los años que tengo hablado de vehículos y de seguridad vial (no me saquen la cuenta de la edad, dejen eso así). He repetido una y otra y otra vez que el automóvil no es un parque de diversión, por lo tanto, es responsabilidad de los padres enseñar lo maravilloso de contar con este medio de transporte para llegar a donde queremos.

Sin embargo, con ello, que asuman con cara de felicidad (aunque no les guste) el uso del cinturón de seguridad siempre, sentar a sus hijos en su silla especial si le corresponde, o que si les da sueño se duerma con su almohada en el cuello y no acostados en el asiento que es sumamente peligroso.

Publicidad

Pero ok, cumplimos con toda esta parte, y ¿no se supone que es suficiente?

¡Pues no!

Hay artículos que, por fuerza, un frenazo, distracción, entre otros factores pueden resultar muy peligrosos tanto para el conductor como para el resto de los ocupantes, incluso nuestros pequeños angelitos. Ahora les muestro lo que les servirá de guía para cuidarse uno mismo y cuidarlos.

Artículos que los niños no deben tener en el auto

Comencemos por los artículos sueltos como juguetes y dispositivos electrónicos que entregamos para que se entretengan en el camino. Si los niños son muy pequeños, terminan distrayendo al conductor y puede traer consecuencias lamentables si pierde el control de carro.

Además, ante un zigzag o una situación incomoda en la conducción salga el dispositivo
disparado por los aires y lamentablemente lastime a los ocupantes por la misma forma, peso o contextura. Por eso, los invito a que prestes atención a lo que le das para tener dentro del auto.

Por otro lado, la comida es una de las más grandes distracciones al conducir y peor aún si somos conductores quisquillosos con la limpieza, porque ese momento histérico de “cuidado si se bota”,” no lo sueltes”, “tapa el pote”, “ que no se caiga ni un pedacito” es mucho con demasiado estrés y sumémosle si se trata de una pequeña criatura estallando en llanto por hambre y uno tratando de hacer un esfuerzo por alcanzarle el biberón…

Publicidad

No.


Lo ideal es que siempre haya un adulto o alguien más grande que te ayude con los muy pequeñitos y en caso de los que son grandecitos que las meriendas estén en empaques o bolsas prácticas y divididas para cada uno.

Por último, estoy segura que lo has ignorado toda la vida, y es el peligro de la mochila o bultos personales encima o detrás de ellos. Pues te cuento que se ha demostrado que ante una frenada o en caso de colisión puede multiplicar su peso hasta por 40. Otra cosa es que puede salir disparado y hacerle mucho daño físico. ¿Qué hacer? Poner estos objetos en el maletero. Te garantiza mucha tranquilidad para ti y tus pequeños, además de andar con otra importante dosis de seguridad al conducir.