“¿A alguien le sorprende que el hombre más poderoso del mundo sea centro de controversia?», pregunta el tráiler de Batman v Superman: el amanecer de la justicia nada más arrancar. Está claro que a nadie le sorprende y menos visto el follón que organizó en abril este mismo tráiler, colgado en Internet de manera no autorizada días antes del estreno oficial de estos dos minutos de película. Se trata de una fiebre que lleva meses corriendo como la pólvora.

A Warner Bros, el estudio que vio pirateadas y colgadas en la Red esas imágenes y las de otro de sus futuros estrenos, Suicide Squad, le ocurrió lo mismo que a Fox con otros de sus títulos más anticipados: Deadpool y X-Men: Age of Apocalypse. Todos ellos vieron sus tráilers en Internet antes de lo planeado por sus campañas de marketing, en la actualidad operaciones casi militares cuando hablamos de producciones cuyo presupuesto ronda los 135 millones de euros y cuyas ambiciones incluyen cruzar la barrera de los 1.000 millones en la taquilla mundial con la mayor rapidez.

Publicidad

Como gran parte del material pirateado que se encuentra por la Red la calidad de las imágenes es pobre y con tembleque, fruto de una grabación furtiva. O en el caso de Suicide Squad, Deadpool y X-Men: Age of Apocalypse, salidas de ese santuario que es para los aficionados el famoso Hall H de la Comic-Con de San Diego, la mayor convención de cultura popular del mundo. Un foro en el que la gente espera noches enteras a la intemperie con tal de ser uno de los elegidos para entrar en una meca donde los estudios muestran cada año un anticipo de sus grandes producciones. Un lujo que tras las recientes filtraciones puede estar en peligro. Como les dijo la revista Wired a los culpables: “Queridos idiotas, dejad de filtrar los tráilers de Cómic-Con”.

Sue Kroll, presidenta del departamento de marketing de los estudios Warner, ha sido quien más ha dejado oír sus quejas contra unas filtraciones que no sólo afectan a los superhéroes. Lo mismo le ocurrió a la esperada comedia ZoolanderII. A Quentin Tarantino no sólo le filtraron el primer guión de su western Hateful Eight sino que ahora también están en Internet ocho minutos con las primeras imágenes de una película que, irónicamente, piensa estrenar en 70 mm para evitar la piratería. “Es desafortunado que un individuo filtre imágenes que no estaban pensadas para ser mostradas al público en general”, explicó Kroll a Deadline.com.

Continúa leyendo en El País.