Estar en un peso saludable no es sólo bueno para nuestro cuerpo, sino para nuestro estado emocional. El bajar de peso nos mejorará el autoestima, pues nos veremos bellos ante el espejo y estaremos más ágiles y livianos para hacer cualquier tarea, incluyendo jugar con nuestros hijos. ¡Todo eso es salud! Entonces, como ves, las ventajas de estar en “nuestro peso” son variadas, además del estado físico y emocional, también incide positivamente en el ámbito social y mental.

Las 10 ventajas más sobresalientes

Publicidad

1  Facilidad para practicar deportes, como por ejemplo la hípica, ciclismo, gimnasia, etc.

2 Cero problemas vasculares. Quienes están en buena forma física no suelen presentar problemas de circulación de la sangre y son menos propensos a sufrir ataques cardíacos.

3 Más energía para el organismo. Al tener un buen estado físico, el cansancio diario es menor y se tiene más energía.

4 Las personas sin sobrepeso son menos propensas a sufrir o a desarrollar enfermedades del corazón, diabetes, e hipertensión y apnea del sueño, las cuales son comunes en pacientes con obesidad.

5 La flexibilidad. Una de las ventajas de una persona con una buena condición física es la flexibilidad o la capacidad de emplear las articulaciones con movimientos amplios y sin dolor.

6 Sufren menos dolores en las articulaciones. Siguiendo el punto anterior, las personas delgadas sufren menos dolores producto de la sobrecarga en las articulaciones y a causa de la mala postura generada por el sobrepeso.

Publicidad

7 Descanso óptimo. El hecho de adelgazar generalmente viene acoplado a pérdida de grasa en regiones viscerales, como puede ser el cuello, lo cual descomprime las vías respiratorias altas permitiéndonos respirar mejor y por ende, descansar adecuadamente.

8 Mejores relaciones sociales. Al incrementar la autoconfianza y autoestima por estar en buena forma, las relaciones interpersonales mejoran, los demás nos miran diferente y nosotros actuamos con mayor confianza hacia ellos.

 9 Los ancianos en buena forma viven por más tiempo. Al llegar a la vejez, los beneficios de la delgadez se incrementarán. La gente delgada vive por más años, ya que padece menor número de enfermedades, y en caso de padecerlas, reacciona mejor a los tratamientos. Los ancianos que se mantienen sin sobrepeso sufren menos problemas osteoarticulares.

10 Son menos propensas a sufrir algún tipo de cáncer. Quienes tienen un buen estado físico son menos propensas a sufrir cáncer de útero, mama o de colon.