Los niños esperan con ansias la época de vacaciones, y es que al igual que los adultos necesitan de ellas para despejarse de las tareas habituales que han tenido durante el año escolar, para vivir nuevas experiencias. Por otro lado, existe la preocupación de los padres sobre qué hacer con sus hijos mientras muchos de ellos trabajan. También existe el temor de que este período del año se convierta en una época de descontrol, difícil de manejar, puesto que los niños dejarán de estar ocupados. Otros se preocuparán más al pensar que sus hijos olvidarán parte o gran parte de lo que aprendieron durante el año escolar y es por ello que recurrirán a las “vacaciones útiles” (reforzamiento de materias), y otros preferirán inscribir a sus niños en varios cursos y talleres bajo la premisa de “aprovechar el tiempo libre”. 

De acuerdo con la psicóloga infantojuvenil, Clarissa Guerrero, las vacaciones escolares deben ser recreativas y divertidas para los niños, que experimenten nuevas opciones, diferentes a las del período escolar. No es beneficioso recargarlo con más cursos y deberes ya que durante todo el año han tenido que madrugar y cumplir con sus tareas. 

Publicidad

La experta dice que no hay que olvidar que el tiempo de los niños en vacaciones es sumamente importante, y tanto ellos como los padres deben descansar y recuperar energías para el nuevo período escolar que se aproxima.

Las vacaciones deben ser en todos los casos periodos de descanso y recreación. Sólo en el caso de que el niño lo necesite deberá seguir programas de recuperación. De lo contrario, una opción siempre útil es inscribirlos en campamentos, en donde ellos puedan jugar y disfrutar y estar en contacto con la naturaleza. 

Con los campamentos los niños no pierden el contacto y se acostumbran a ver a otras personas. Se fomentan las habilidades sociales y la independencia y responsabilidad personal. El contacto social con otros niños les abrirá nuevas puertas. La posibilidad de experimentar, siguiendo sus propios intereses es mayor, por lo que las vacaciones escolares son un momento clave en el desarrollo psicológico de los niños.

“Así, es conveniente escoger talleres recreativos teniendo siempre en cuenta los gustos y preferencias del niño, además de brindarles periodos de relajación y diversión, estaremos estimulando su creatividad y las diferentes formas de expresarse, desarrollando su talento y habilidades”, dice Guerrero.

También es importante, dice la especialista, que los padres compartan “tiempo de calidad” con sus hijos, ya que durante el año escolar el tiempo para compartir y disfrutar con ellos es poco. “Que descubran juntos actividades divertidas, que además de desarrollar habilidades y talentos reforzarán las relaciones familiares. Esta temporada libre es una buena ocasión para realizar con ellos actividades de ocio como salir al campo, ir a la piscina, llevarlos al parque, hacer visitas culturales o, simplemente, jugar con ellos sus juegos favoritos”, dice.

Enseñarles a realizar las tareas de la casa y que ellos vayan cumpliendo con sus responsabilidades, que se hagan cargo de su habitación, de tener recogidos sus juguetes, su ropa y que colaboren con otras tareas de la casa acordes con su edad, también es una excelente opción durante sus vacaciones. Si bien esto debería hacerse durante todo el año, durante las vacaciones es más fácil porque tienen más tiempo y es menos agobiante para ellos. De esta manera, aprenderán a ser más responsables y sentirse parte importante de la casa.

Publicidad

Leer la historia completa en El Caribe