Con la lamentable noticia de la muerte de Twitch, el actor y bailarín conocido por su participación en el show de Ellen Degeneres, tomamos un momento para reafirmar la importancia de la salud mental, y la prevención del suicidio.

Muerte de Twitch

Muchos conocían a Twitch como un figura de alegría en el mundo del entretenimiento. Por esto, la trágica noticia de su muerte fue chocante para todos los que seguíamos su trayectoria. El artista fue encontrado muerto en el baño de una habitación de hotel este pasado martes 13 de diciembre, y la causa fue suicidio por un disparo auto inflingido en la cabeza.

Publicidad

Según el personal del hotel, Twitch no se veía angustiado cuando llegó, ni mostró ninguna conducta que mostrara visibles señales preocupantes.

Su esposa, Allison Holker dijo al respecto “Stephen iluminaba cada habitación en la que entraba. Valoraba a la familia, los amigos y la comunidad por encima de todo y liderar con amor y luz lo era todo para él. Fue la columna vertebral de nuestra familia, el mejor esposo y padre, y una inspiración para sus fans”. Ella continuó: “Decir que dejó un legado sería quedarse corto, y su impacto positivo se seguirá sintiendo. Estoy seguro de que no pasará un día sin que honremos su memoria. Pedimos privacidad durante este momento difícil para mí y especialmente para nuestros tres hijos”.

Publicidad

Cuando de salud mental se trata, no existe discriminación alguna, puede afectar a cualquiera y es importante reconocer las señales antes de que sea demasiado tarde. En esta ocasión, la psiquiatra Yasury Borromé nos explica cuáles son los factores que pueden llevar a una persona a terminar con su vida.

Colaboración con la Dra. Yasury Borromé // @yasuryborrome.psiquiatra

Psiquiatra y Psicoterapeuta, Máster en Crisis y Traumas

El Suicidio y sus razones… ¿Por qué es una opción?

Cuando un ser humano llega al punto de terminar con su vida y concluir que morir por voluntad propia es la única solución, esto deja a todos en shock, confusión, incertidumbre y sin palabras, tanto a las personas cercanas como a las que no. Son varios los factores que intervienen, no es sólo el “llegar a pensar la muerte”. A veces se torna inexplicable que la muerte sea la “ salida” a la que acudan personas aparentemente sanas y estables…

Y es que el suicidio no reconoce estatus, nivel económico o educación. Existen múltiples factores que pueden ser de riesgo porque es un evento biopsicosocial, conjugando esto: 

Publicidad

A las personas se les hace difícil aceptar o reconocer la tristeza, el dolor, la pérdida o el abandono, porque entienden que son emociones “dañinas o para débiles”, a pesar de que en lo profundo saben que las sienten, se niegan a ellas y pueden durar hasta años con un malestar emocional que termina arropándolos; Estas emociones no nos hacen débiles, al contrario, nos hacen humanos y solo reconociéndolas es que podemos gestionar y permitir que pasen.

¿Quiénes son vulnerables?

El que llega a creer que no tiene salida, aumentando los sentimientos de desesperanza; situaciones traumáticas recientes o no resueltas, es decir, momentos de crisis; percepción de ser una carga: «soy inútil»;  Desesperación, sufrimiento tanto emocional como físico; Vergüenza o Temor a buscar ayuda o hablar de lo que sienten: estigmas y tabúes que nos hacen pensar que nos veremos como locos o débiles; Consumo de sustancias, dependencias y adicciones principalmente al alcohol; Falta de capacidad para regular las emociones y rasgos de personalidad que manejan altos grados de impulsividad o pasivo-agresividad.

La depresión es la causa principal del suicidio

Detrás del acto suicida vemos envueltas múltiples razones en forma de pensamientos, sentimientos, emociones y conductas, también cambios biológicos a nivel cerebral como disminución o irregulación de sustancias importantes del cerebro. Aquí las causas más comunes como se presentan los síntomas que llevan al suicidio:

Pensamientos

“Soy una Carga”

“Descansarían de mi si no estoy”

“Soy un inútil

“Sólo doy problemas” 

“Mi Vida no tiene sentido”

“Deseo salir de esto”

“Cuando me muera ya verán”

Nunca debemos subestimar estas frases porque aunque se piense en ocasiones que es manipulación, 8 de cada 10 personas que se quitan la vida dan indicios de que lo harán.

Situaciones

Usualmente es evidente cuando hay cuadros depresivos diagnosticados o no tratados, a veces se desconocen síntomas atípicos como irritabilidad, exceso de pensamientos que abruman, otros diagnósticos psiquiátricos como esquizofrenia, trastornos de personalidad, etcétera.

Igualmente, situaciones personales agobiantes, es decir, momentos de crisis o activación de situaciones que tengan tiempo sin poder resolverse. Por ejemplo, situaciones económicas, familiares, laborales, de salud, de pareja. También duelos recientes, e historial familiar de suicidio, abuso en la niñez (que incluye tanto el maltrato emocional, psicológico, físico y sexual, traumas pasados) e intentos previos de suicidio.

Sentimientos y Emociones

Entre los sentimientos que son recurrentes están: desesperación sin saber qué hacer, temor a hablar, aislamiento, dolor psíquico o físico intenso, vergüenza, culpa, rabia, y fuerte agotamiento emocional y físico. Asimismo, la incapacidad para reconocer o regular las emociones, la impulsividad y muchos síntomas ansiosos inmanejables como angustia, inquietud, agitación, desesperanza ante la vida, los planes y anhelos.

El suicidio puede prevenirse

La persona que piensa en terminar su vida, no está pensando realmente en salir de la vida, si no, quiere buscar una alternativa y ponerle un alto al estilo de vida que ha estado llevando, sólo que no conoce las herramientas para hacerlo, y recurre al suicidio. Si te identificas, busca ayuda, igualmente si conoces a alguien que muestre los signos, no le des la espalda, pues siempre existe una solución.