Si nos vamos a las encuestas de qué es lo que te enamora primero de un hombre o una mujer, la sonrisa estará en el top tres de ambos listados. Si traducimos esto al plano de las relaciones, mantener una sonrisa brillante es igual a conseguir el amor de tu vida. En el plano salud, los dientes blancos son sinónimo de una buena higiene bucal. Y vamos admitirlo, no solamente la segunda razón nos lleva a recurrir al blanqueamiento dental, también está la parte estética, y por supuesto, el amor.

Con el tiempo, ciertos hábitos alimenticios pueden oscurecer gradualmente los dientes que han sido sometidos a un proceso de blanqueamiento; lo mismo puede suceder con el consumo de algunas bebidas como el café, té, refrescos o vino tinto, y el tabaco. 

Publicidad

¿Eres feliz?

“Estudios muestran que muchas personas creen que una sonrisa brillante te lleva a experimentar una vida más feliz y exitosa, razón por la que se está a dispuesto a pagar mucho dinero para conseguirla”, refiere el portal de estadísticas Statistic Brain.

 

Sin embargo, existen formas de mantener esa sonrisa blanca, limpia y saludable que todos deseamos por más tiempo. Estos consejos te ayudarán a lograrlo:

Lo más importante siempre es tener una correcta higiene bucal cepillando tus dientes 30 minutos después de cada comida. No olvides utilizar hilo dental.

Usa pasta dental y enjuagues blanqueadores para eliminar las manchas superficiales, evitando que los dientes se manchen.

Publicidad

Cepilla tus dientes o enjuaga la boca inmediatamente después de consumir alimentos o bebidas que manchen.

Emplea el sorbete para ingerir líquidos de color, tales como café, té, gaseosas y vino tinto (sí, lo sabemos, un poco loco, pero es la opción).

Mastica goma de mascar sin azúcar, que aumenta la producción de saliva, ayudando a limpiar tus dientes y contrarrestando las bacterias que causan  caries y enfermedades  de las encías.

Come alimentos saludables y crujientes como manzana, zanahoria, apio, pera… Su textura ayuda a eliminar las partículas que provocan las manchas.

Puede que necesites reforzar el blanqueamiento luego de seis meses, uno o dos años, dependiendo del método utilizado. Consúltalo con tu dentista. Si fumas o bebes mucho café puede que necesites reforzamientos más frecuentes.

 

Publicidad