Cuando el equipo de Pandora piensa en Iamdra, le llega a la mente una mujer que disfruta mostrar una maternidad real, a veces de una forma educativa y otras de una manera jocosa. Una mujer a la que le gusta el mundo digital, de hecho, de eso vive, pero que también “no come cuento” con la privacidad de su familia.

Iamdra Fermín

Esta es la segunda vez que la comunicadora aparece en nuestra portada. La primera vez, tuvimos la dicha de ser el canal de comunicación de su embarazo de Rodrigo. Muchas cosas han cambiado en cuatro años. Ahora Iamdra se dedica totalmente al tema madres a través de su trabajo en redes sociales y sus conferencias dirigidas a primerizas. También nos sorprendió con la llegada de su hija Andrea de 3 años y tres meses.

Publicidad

La niña que vimos en Topi Topi, encontró su nicho. “Jamás, pero ni un ‘chin’ me imaginé que mi trabajo sería este. Jamás creí que produciría un evento de maternidad o que me certificaría en temas relacionados (uno de mis planes de este año)”, nos dijo.

Les prometemos que esta entrevista será entretenida, educativa y muy graciosa. Nos compartió el mejor consejo que le han dado acerca de la maternidad, la importancia de crear comunidad en redes, hablamos de su “encuentro” con la depresión posparto, y sus planes a futuro, que podrían incluir más hijos.

Entrevista Iamdra Fermín

Iamdra Fermín

Dicen que una no es la misma persona de hace un año. ¿Qué ha cambiado de ti desde que inició la pandemia?

He priorizado mi salud mental, volví a terapia y sigo “juiciosa”. Sigo aprendiendo a decir “no”. He dejado un poco atrás los complejos para empezar a abrazar lo que soy, sin necesidad de buscar la perfección (que no es otra cosa que el estereotipo que está de moda). Ya no es importante gustarle a todo el mundo, una trampa en la que estuve por mucho tiempo.

Empezaste a trabajar desde muy niña, ¿alguna vez te has arrepentido de ingresar a una edad temprana a los medios?

Arrepentirme no, porque gracias a que inicié temprano, pude hacer carrera, una de la cual hoy vivo. Pero sí a veces fantaseo con la idea de qué hubiera pasado si en vez de entrar a Topi Topi hubiese seguido en mis clases de inglés y ballet; si hubiera estudiado lo que realmente quería estudiar en la universidad, que era psicología y no mercadeo.
De todas formas, pasó lo que tenía que pasar y me siento extremadamente agradecida de todo lo que he logrado a través de mi trabajo y de lo mucho que disfruto lo que hago.

Publicidad

¿Qué te enseñaron esos años que requirieron de disciplina temprana?

Que hay que hacerlo, pero también hay que hacerlo bien. Que la disciplina tiene más virtud que el talento o el carisma, y que la mezcla de todas las anteriores es una explosión. Ojo, no me considero ni muy talentosa ni muy carismática, quiero que eso quede claro.
La verdad es que como estuve en un ambiente donde se requería disciplina desde que tengo uso de razón, no se me hace difícil aplicarla a mi vida diaria, es una ventaja ya tener ese “chip” instalado.

Para leer la entrevista completa: click aquí