Por: Redacción Pandora Foto: Fuente externa 

El 85% de las muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV) se deben a problemas cardiacos o accidentes cerebrovasculares.

Publicidad

Estos problemas están ligados a factores como la hipertensión arterial que es la responsable de la mitad de estos fallecimientos.

La dislipidemia (altos niveles de colesterol) cobra al año 4.4 millones de muertes, lo que corresponde el 24% con ECV.

Se estima que en el mundo hay 1.280 millones de adultos entre los 30 y 79 años con hipertensión arterial.

Esta enfermedad se caracteriza por ser silenciosa y afecta a 1 de cada 5 adultos, convirtiéndola en la mayor fuente de fallecimientos prematuros del mundo.

46% de los hipertensos lo desconocen

Para el 2025 se busca reducir la hipertensión arterial en aproximadamente 25 millones de pacientes, lo que representa un 25% respecto al 2010.

Para lograrlo es importante colaborar en esfuerzos de prevención y educación para que las personas adquieran un estilo de vida más saludable.

Publicidad

Esto incluye mayor actividad física, evitar el consumo de tabaco y alcohol, mantener una dieta balanceada sin excesos de sal, reducir y gestionar el estrés y medir periódicamente la tensión arterial.

Si una persona es mayor a 20 años, recomendamos que revise sus factores de riesgo cada cuatro o seis años, mencionó el Dr. Esteban Coto, Director Médico de AstraZeneca para Centroamérica y el Caribe.

En lo que respecta a la hipercolesterolemia o ‘colesterol malo’ elevado, el 50% de los adultos no son conscientes que presentan la patología.

Sobre el colesterol

Es una sustancia grasa en la sangre que se produce naturalmente en el hígado y existen dos tipos, los que se conocen popularmente como colesterol bueno (HDL) y colesterol malo (LDL).

Los altos niveles de colesterol LDL puede ocasionar problemas de salud y es causado por dos factores:

  • Los que se pueden controlar como el consumo de grasas saturadas, el fumado, inactividad física y mantener mucha grasa corporal.
  • Los que no se pueden evitar, como la edad, antecedentes étnicos y familiares.

El nivel alto de colesterol tiene la particularidad que no presenta síntomas, por lo que el paciente debe recurrir a análisis de sangre.

En este análisis se evalúan varios tipos de grasa: colesterol total, colesterol HDL (bueno), colesterol LDL (malo) y triglicéridos (grasas en la sangre).

Publicidad

Todos necesitamos el colesterol para mantenernos saludables; cada célula de nuestro cuerpo lo utiliza y parte proviene de los alimentos.

Ingerir muchos alimentos ricos en grasa saturada puede aumentar sus niveles de colesterol, como por ejemplo:

Mantequilla, manteca de cerdo, carnes grasas, queso, pasteles, galletas, así como el aceite de palma y coco.

«Cada persona debe realizarse exámenes y consultar con su médico su nivel de riesgo ” indicó, el Dr. Coto.

Números que importan

Como parte del esfuerzo de educación, conciencia y prevención hacia la población, AstraZeneca lidera lanzó la iniciativa “Números que importan”.

Esta iniciativa difunde la importancia de controlar todos esos números alterados que pueden ocasionar graves problemas de salud.

El objetivo fundamental es aumentar los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar los 5 números que importan:

Presión arterial, frecuencia cardíaca, glucosa en sangre, colesterol y un peso saludable.

Esto ayudará a que cada paciente tome decisiones conscientes y evite complicaciones en el futuro como:

Insuficiencia cardíaca, miocardio, infarto y enfermedad renal crónica, entre otras.