Por Maryorie Peña C. 

 

Publicidad

A raíz de que hoy 16 de febrero se celebra el día de los amores imposibles…

 

¿Quién quiere recomendaciones de películas que puedes ver cuando necesitas desconectarte del mundo después de un día largo? Pues, te tenemos la lista perfecta. 

 

Te traemos siete elecciones para la ocasión que tú elijas: 

 

Publicidad

  • Para sentarte en el sofá con un cubo de helado 

 

  • Quizás para tirarte en la cama y maldecir la pantalla 

 

  • O, por otro lado, para compartir unas copitas de vino entre amigas e ir rotando la caja de pañuelos

 

¿Qué películas puedo ver?

 

500 days of summer (500 días con ella)

Películas películas

 

Este tipo de película es de las que te enganchan desde el principio, especialmente porque es relatada dentro de los lentes color rosa del protagonista. A lo largo de la trama, existen varios factores que te permiten descifrar (posiblemente primero que a Tom, interpretado por Joseph Gordon-Levitt) la razón por la cual  entrar en una relación con Summer (Zooey Deschanel) es imposible. Una película con una narrativa refrescante y llena de verdades crudas que te dejan pensando en cómo algunas cosas en la vida simplemente no pueden ser, no importa de qué manera las mires. 

Publicidad

 

Atonement (Expiación, Deseo y Pecado)

películas películas

 

No creíamos que era posible tener sentimientos negativos tan fuertes hacia una niña hasta que nos topamos con esta película. La historia gira alrededor de tres personajes: Celicia (Keira Knightley), Robbie (James McAvoy) y (la internacionalmente odiada, interpretada por Saoirse Ronan) Briony. Con una fotografía de ensueño, el trama te mantiene pegado a la pantalla y deseoso de saber qué pasa al final hasta que…ya no te decimos más. 

 

A walk to remember (Un amor para recordar)

películaspelículas

 

¿Conoces ese feeling cuando pones una película y a los cinco segundos ya sabes que vas a llorar? Pues, así es esta. Un amor para recordar es una hermosa historia entre los personajes de Landon (Shane West) y Jamie (Mandy Moore). Como toda película basada en una novela de Nicholas Sparks, llorarás sin control y sin consuelo. Un hermoso relato donde aceptas que a veces, aunque lo quieras con todas tus fuerzas, el amor no puede contra todo. 

 

One day (Siempre el mismo día)

películaspelículas

 

Una original historia sobre el significado del tiempo correcto entre dos personas. Tras su graduación, Emma (Anne Hatheway) y Dexter (Jim Sturgess) forman un acuerdo de verse el mismo día todos los años, donde van formando una conección inquebrantable. El amor entre ellos es indudable, pero el momento correcto de llevar las cosas al próximo nivel parece estar cada vez más lejos. Una película que te hace advocar por los personajes desde el principio, y te destroza en el camino. 

 

Me before you (Yo antes de ti)

películas películas

 

Este drama romántico te envuelve desde el comienzo. El personaje (y el estilo) de Louisa (Emilia Clarke) te hace quererla desde sus primeros momentos en pantalla. Además, junto con la actitud contrastante de William (Sam Claflin), se forma una interesante dinámica que te hace reír y llorar al mismo tiempo repetidas veces durante el transcurso del trama. 

 

Titanic

películaspelículas

 

Repleta de escenas, frases y canciones icónicas, Titanic es una opción clásica para ver en cualquier momento. Cantar My Heart Will Go On a todo pulmón y deleitarse por la belleza de un Leonardo Dicaprio jóven no tiene precio. De igual forma, es justo pelear con la pantalla en las escenas finales sabiendo que Jack (Leonardo Dicaprio)  cabía perfectamente junto a Rose (Kate Winslet).

 

All the bright places (Violet y Finch)

películas películas

 

Esta película definitivamente te enseña a disfrutar las pequeñas cosas de la vida. Junto a Violet (Elle Fanning) y Finch (Justice Smith), aprendes el valor de tratar de sanar heridas emocionales junto a otra persona. Y sobre todo, sobre cómo, en algunos casos, la carga se vuelvedemasiado grande para los dos. Y sí, al igual que todas las películas mencionadas anteriormente, llorarás. 

 

¡Qué viva el amor imposible!

 

Bueno, vamos a seguir llorando por aquí.