Por Alexandra G. Roca

 

Publicidad

Nuestra columna #DaleFollow se sumerge dentro de la vida de mujeres talentos en diferentes disciplinas. Chantal Valenzuela de 28 años de edad, de profesión es arquitecta con maestría en Dirección y Gestión y Organización de eventos.

 

Redes: @cv_studio @chvalenzuela

 

Chantal Valenzuela

  • ¿Has dudado de este trabajo?

Muchas veces, sobre todo en pandemia, cuando los eventos se vieron totalmente afectados. También en el principio de mi carrera cuando me di cuenta lo difícil que era trabajar con tantos empleados y más que en ocasiones no todos son profesionales o preparados. Liderar equipos es un reto y liderar un negocio también.

 

Publicidad

  • Si tuvieras que elegir entre los eventos y la decoración de espacios como oficinas y apartamentos, ¿cuál escogerías?

¡Uf!, aunque amo y disfruto los dos, elegiría los eventos.

 

  • ¿Qué te brinda cada uno?

Los eventos me brindan la oportunidad de crear un espacio único, vivir la experiencia de un proceso y cumplir sueños de clientes sabiendo que para ellos no existe nada más importante ese día. Ver esas expresiones se convierte en un momento de alta gratificación para cualquier profesional.

 

La arquitectura, al igual que los eventos, me permite conectar y conocer a mis clientes, diferenciar los gustos. Contrario a los eventos, en los proyectos creo espacios permanentes que se convierten en parte de la vida de familias, parejas y personas que con todo corazón confían en nosotros para ello.

 

No hay nada que me haga más feliz que ver a un cliente satisfecho con una sonrisa de oreja a oreja cuando recibe el resultado final de su casa y/o su boda.

Publicidad

 

  • ¿Qué ha significado emprender para ti?

Emprender ha sido llevar algo más que mis sueños a la realidad. Nunca me imaginé llegar donde estoy.

 

  • Trabajar en eventos y llevar una vida social no son dos cosas que van muy a la par, ¿cómo lo haces?

No te niego que ha sido todo un reto. Al principio no tenía vida, yo era un pulpo: manejaba, montaba, desmontaba, hacía diseño y compras, no tenía tiempo de nada. Pero con el tiempo he ido construyendo un equipo que ha sido como una pequeña familia y un gran apoyo en donde con mucha organización logramos dividir los trabajos. Yo los dirijo y corrijo lo que me permite dedicar tiempo para mí y los míos y que mi vida no solo sea trabajo.

 

“No te niego que ha sido todo un reto, al principio no tenía vida, yo era un pulpo: manejaba, montaba, desmontaba, hacia diseño y compras, no tenía tiempo de nada’’

 

  • ¿No sientes que a veces es demasiado?

Muchas veces, pero luego veo el resultado y esa satisfacción llena cualquier desencanto, borra cualquier molestia y se me olvida que en algún momento fue demasiado.

 

  • Dicen que los médicos son los peores pacientes, ¿pasa lo mismo con tu oficio?

Creo que no, yo soy muy atenta con mis espacios y mis eventos, predico bastante con el ejemplo, desde una cena para mis amigas o la habitación de mis padres, todo lo trabajo como si fueran clientes. Trato de que donde pongo mis manos se vea que estuve ahí. Eso me hace feliz y me permite fortalecer el camino profesional que voy construyendo.

 

  • ¿Cuál ha sido una de las experiencias que más te ha marcado?

Haber logrado en 10 días o menos armar el festival de Cana Dorada. Fue todo un reto de diseño, montaje y sobre todo, logística. Confié tanto en ese éxito que sin haberme dado el go yo tenía todo listo para empezar y gracias a Dios ha sido uno de los mejores eventos que he montado. Se trató de cuatro actividades en sitios diferentes, cuatro días seguidos. Un antes y un después de lo que entendía podíamos lograr; sin equipo no era posible, yo gracias a Dios tengo un team espectacular.

 

  • Has alcanzado el éxito en poco tiempo, y a una edad muy joven, ¿cuál crees ha sido la clave?

El amor en cada cosa que hago, y la dedicación que le pongo a cada cliente por pequeño que sea… todos merecen el mismo trato y entrega.

 

  • ¿Dónde te ves en 15 años?

Con un CV Town. Quisiera poder abarcar más áreas dentro de mi rama, tener opciones para más clientes, no solo enfocarme en un público o mercado.

“En el futuro quisiera tener opciones para más clientes, no solo enfocarme en un público o mercado”

 

  • Tu mayor apoyo: Mi familia y mi pareja.

 

  • Gran lección: Nunca confiar demasiado en entregarle todo a alguien pensando que puede hacerlo tal y como tú tienes ideado. He aprendido a prevenir, pensar en todos los escenarios para tener un plan y sobre todo confiar en la voluntad de Dios que siempre está desde el montaje hasta el final.

 

  • ¿Qué tan importante han sido las redes sociales en tus proyectos?

Sumamente importante. Para cada boda invierto en un fotógrafo y alguien de video profesional para crear contenido. Las evidencias son tu mejor aliado.

Creo fielmente en que todo entra por los ojos y me concentro en que mis redes y mi contenido sea “1A”, y que plasmen un poco de la belleza que tiene cada evento. Sé que he llegado más lejos por el contenido que hemos ido creando y por el engagement que poco a poco y con mucho amor hemos alcanzado.

 

«He aprendido a prevenir, pensar en todos los escenarios para tener un plan y sobre todo confiar en la voluntad de Dios»