Por Maryorie Peña C. y Sophia Sanabria

 

Publicidad

Hoy les traemos con nosotros la experiencia mágica e inigualable del concierto de Coldplay.

Si les decimos que no le pedíamos al universo la oportunidad de escuchar Yellow o Fix You aunque sea una vez en vivo, les estaríamos mintiendo.

Podemos decir con certeza que este evento fue verdaderamente épico. Una noche llena de voces frescas y llenas de energía, junto a la vibra de complicidad colectiva entre todas las personas presentes.

Así que si no saliste ronco/a, estabas en el lugar equivocado.

 

Coldplay en República Dominicana

La magia de Coldplay comenzó a arropar a la República Dominicana mucho antes del concierto. Su tour cargado de magia y energía toca dos fibras sensibles: inclusión y sostenibilidad.

Publicidad

La conciencia medioambiental que comunica la banda y las decisiones pensadas en reducir su huella ecológica por cada país, nos invita a reflexionar. Nos invita a poner en perspectiva todo lo que podemos hacer nosotros desde casa, pequeñas cosas que hacen la diferencia.

Compartieron yaniqueque y se mostraron receptivos a nuestra cultura y nuestra gente. Compartieron con artistas locales como Snenie y Solo Fernandez.

En conjunto con el Ministerio de Medioambiente los miembros de la banda británica al Centro de Reforestación en el Parque Ecológico de Nigua, donde estuvieron realizando plantaciones.

Su música, su historia, su concepto y su conciencia con el planeta solo nos hechiza y nos envuelve dentro de lo que hemos catalogado como MUNDO COLDPLAY… y no. No nos queremos ir.

Coldplay: Una noche inclusiva de luces y magia

Esperénse, Espérense. Sabemos qué la gira es catalogada como “inclusiva” pero, ¿realmente saben qué significa esto?

Music of the Spheres fue una función conceptualizada de principio a fin. La banda se encargó de hacer sentir a cada persona dentro del público como el protagonista de la noche.

Les contamos todo lo que formó parte de esta innovativa gira:

Publicidad

  • Antes de abrir el concierto, se encontraban dos stands ecológicos que ofrecían información crucial de cómo formar parte del cambio. Estos grupos siendo: Grupo Jaragua y ECORED.
  • Una mini tarima para el público donde sus pasos de bailes le daban energía a una planta ecológica.
  • Durante el concierto vimos al padre de Chris Martin pedaleando en una bicicleta para brindarle energía a una de las tarimas.

 

El objetivo de todo esto siendo la reducción de un 50% de emisiones de carbono, al igual que alcanzar el mayor reciclaje posible.

 

Cuando hablamos de inclusión…

  • Un espacio delimitado para personas con cualquier tipo de discapacidad. Las personas sordas contaron con la tecnología subpac que la Fundación Maria Battle lleva utilizando desde el 2014. Con esta tecnología pueden sentir las vibraciones de la música. También contaron un intérprete de lengua de señas presente durante todo el concierto.

Si nos preguntas a nosotros. No, ya no concebimos un concierto sin este tipo de espacios.

 

Momentos cruciales antes de entrar

En primer lugar, recibimos pulseras blancas que resultaron ser LED wristbands. Y, ¿Para qué?

Bueno, esa sorpresa vino después.

Estas pulseras encendían un patrón de colores de acuerdo a la canción presentada por la banda, envolviéndonos en un pequeño universo junto a la banda donde solo existía la buena música. Todas debían devolverse al final del show para luego ser reutilizadas en otros shows.

Se controlaban desde la estación de operaciones de luces mediante una señal RF y cambiarán de color deseado por el Operador de Luces.

 

Guayy, ¡Ya estamos adentro!

La Marimba

Después, ¡La muchacha de la güira! Un espectáculo total. Se nos infló el pecho del orgullo ante la apreciación al talento local y que esta, lleve en sus manos nuestras raíces.

 

H.E.R

H.E.R es la definición oficial de lo que es darlo absolutamente todo. Desde sus impresionantes vocales a lo largo de la función, hasta su destreza con la guitarra eléctrica y la batería. Es más, no tenemos dudas del porqué se llevo el Grammy a mejor canción del año.

 

Y, finalmente, lo que todos estábamos esperando: Coldplay

Abriendo con la canción Higher Power, la banda energizó al público en un santiamén.

De inmediato las palabras en español de Chris aceleró la conexión entre el público y la banda. Una serie de globos saltaron hacia la audiencia, y todos boquiabiertos jugando como niños en kinder.

Escuchamos a alguien decir: «A veces siento que estoy en Disney y luego me acuerdo que estoy en un concierto». La traducción es: Esto es mágico.

Así prosiguió la noche, con detalles tan pensados que al interpretar la canción «Sky full of stars» recibimos un despliegue de confeti biodegradable en formas de estrellas.

 

Homenaje a “Bachata rosa”

El cantante principal, Chris Martin, hace una breve pausa donde saca su guitarra acústica. Lo que muchos pensaron que sería un cover de alguna canción de álbumes pasados, terminó con el asombro de cada alma presente en el concierto.

Un momento especial donde dos mundos, totalmente diferentes, se encuentran.

Gracias Coldplay.

 

Un momento inolvidable

Su éxito «Something just like this» fue interpretado por ellos en lengua de señas. Un momento que erizó la piel de muchos y nos da un abrazo colectivo.

 

11:11

El concierto culmina a las 11:11, como una especie de misticismo donde todos (al menos nosotros) pedimos un solo deseo: que se repita.