El poder de sanación y bienestar habita en todos nosotros. La artista La Marimba revela cómo ha sacrificado su zona de confort con el propósito de encontrar plenitud, algo que no siempre resulta sencillo. Su música es una ventana a un alma inspirada en la naturaleza y la fertilidad creativa. Su proyecto musical y su proyecto personal se ven entrelazados en un esfuerzo por ser mejor para sí misma y quienes le rodean.

La Marimba: Entrevista exclusiva

La Marimba

1. ¿Qué haces para dedicarte tiempo de calidad?

LM: Me gusta cultivar el amor propio de diferentes maneras. Manteniendo mi cuerpo en movimiento, practicando una alimentación consciente. Realizando actividades nuevas que ejerciten el trascender incomodidades y miedos, que me exponen a otros tipo de conexiones conmigo misma de manera física, mental y espiritual.

Publicidad

2. ¿Con cuáles partes de ti y en tu vida en general has hecho las paces?

LM: He aprendido a ser más comprensiva conmigo y con los demás entendiendo que todo tiene su proceso y su paso. Aunque a veces las cosas no salgan como las planeamos, siempre detrás de cada situación hay una oportunidad de crecimiento, de aprendizaje, que nos ayuda a cambiar de perspectiva, lo cual amplía aún más nuestra visión de la vida.

3. ¿Tienes algún ritual o práctica de cuidado físico y emocional en tu día a día?

LM: Cantar libremente, meditar, correr. Le presto atención a mi entorno para sentirme conectada con los espacios que habito, sus aromas, sus colores. Y la alimentación consciente es un ritual también que empieza en la selección de los ingredientes hasta el compartir de la comida.  

La Marimba

4. ¿Cómo la música ha marcado tu vida a nivel personal? 

LM: De todas las maneras, en todas las dimensiones. La música es vital para mí, me acompaña tantas veces de tantas formas diferentes, siendo canto para celebrar, bálsamo para el corazón, medicina para el alma.

5. Tu cabello es una hermosa parte de ti a nivel físico, ¿cómo lo cuidas? 

LM: Mantengo una relación de cuidado sin stress con el cabello, entendiendo que a través de mi cuerpo se expresan mensajes y se potencia mi personalidad y mi libertad de ser. Utilizo productos lo más naturales posible y siempre después de cada lavado aplico aceite de semilla de melocotón, mi nuevo producto favorito para el pelo.