Coordinación Sarah Carrasco/ Texto Nazaret Espinal/ Fotografía Adolfo Florentino/ Manejo Digital Iván Mieses/ Maquillaje Richard Vásquez/ Peinado Camelia Almonte/ Camisa Tommy Hilfiger/ Nail art The Nailbar Beauty Lounge/ Tatuaje M Henna by Shantall Alam

Publicidad

Si la escuchamos con los ojos cerrados, seguro que podremos descifrar quién es. Pamela Sued Chávez es así, diferente. Con esa fórmula se ha lanzado al duro reto de conquistar el gusto de los dominicanos(as) a través de su profesión de comunicadora y actriz. Es una de las figuras más buscadas para realizar maestrías de ceremonia y junto a “Sigue la noche”, su programa diario de variedades, se “busca el moro dignamente”. Para esta santiaguera que casi pisa los 30 años, la familia es su mayor tesoro y fortaleza. En sus palabras: “Todo lo que necesito para ser feliz”. Por eso, no duda al contestar que hay planes, aunque no inmediatos, de darle un hermanito(a) a su hijo Alonso. Lo que sí es para “ya”, es que vuelve a pisar las tablas del teatro y está trabajando en una línea de trajes de baño para niños, por supuesto, inspirada en su hijo.

Las redes sociales sirven de plataforma para que los artistas puedan mostrar su trabajo y tener un contacto más directo con el público. En tu caso, también enseñas parte de tu vida diaria, dando paso a que algunos comenten a veces de manera irrespetuosa. ¿Cómo lo manejas? En la viña del Señor hay de todo… ¡en las redes también! Ser figura pública implica tener personas que te admiren y otras que no. A través de las redes he creado una comunidad de personas maravillosas que siguen mi trabajo, aman a mi hijo y están pendientes de mí. Lógico que se cuele uno que otro “hater”, pero no roban mi paz ni mi alegría.

El tatuaje de Lana que sale en la fotografía de este póster, la letra M, es por su abuela Madeline. ¿Qué significan para ti los tuyos? ¿Qué te recuerdan? Tengo cinco tatuajes, todos son pequeños, en tinta negra y ubicados en lugares estratégicos. El primer tatuaje que me hice fue una estrella; pienso que así como en el firmamento hay muchas estrellas, todas brillan con luz propia, sirven de guía y aún en el momento más oscuro se mantienen radiantes, así somos los seres humanos en la Tierra. También tengo tatuado el “ichthys” símbolo secreto que usaban los primeros cristianos, dos arcos que forman un pez y significa “Jesús el Cristo, hijo de Dios Salvador”. Tengo una margarita, un corazón. Y el más reciente es la fecha de nacimiento de mi hijo Alonso.

Uno de los amigos de Lana, James Franco, escribió un libro sobre ella. ¿Qué es lo más valioso que ha hecho un amigo/a por ti? Aunque soy muy sociable y conozco a muchas personas, no soy de tener muchos amigos. Mi círculo de personas de confianza es muy cerrado. Pero recuerdo siempre con mucha gratitud el gesto de solidaridad que tuvo mi hermana Techy (Fatule) conmigo cuando falleció Don Feddy. Yo estaba en Nueva York, y ella en Boston… y ese mismo día tomó un bus de un Estado a otro para acompañarme en un momento tan doloroso. Para mí tuvo y tiene mucho valor.

A los 18 años, Lana tuvo su primer contacto público con el arte, en este caso, como compositora y tocando en bares de manera informal. ¿Cuándo Pamela descubrió que su vida tomaría rumbos detrás de las cámaras y de un micrófono? Desde siempre. Nací y crecí en los estudios de televisión, acompañando a mi padre en sus grabaciones. Desde pequeña mostré inclinación por el arte y mis padres se encargaron de alimentar e incentivar esa pasión.

Actualmente Lana es la artista más escuchada de Spotify en los Estados Unidos, y la número cuatro en el mundo. ¿En qué momento los números se convierten en sinónimo de éxito? Mis logros los mido por el cariño del público, el respaldo que me brindan, el seguimiento que le dan a mis proyectos. Hay una realidad… los numeritos, pero si logran convertirse en prioridad muere la esencia del artista. Al artista lo mueve la pasión. Es cierto que lo otro es importante y necesario (risas), pero no es el foco principal, al menos para mí.

Publicidad

¿Qué realmente es el éxito? Es cuando logras sentirte fenomenal en tu propia piel. Cuando logras satisfacción personal, espiritual y profesional. Hoy me siento exitosa, aunque me falta un gran camino por recorrer, pero he logrado una armonía que disfruto mucho entre mi vida personal y profesional. Disfruto cada día de mi vida; tengo salud, trabajo, familia… ¡Éxito total!

Del Rey dice tener mucha influencia musical de artistas de los años 50 y 60; menciona a Elvys Presley y Bob Dylan. ¿Quiénes han sido personas claves para ti, inspiraciones en tu profesión? Mi padre sin duda alguna ha sido mi gran inspiración. Heredé de él la pasión por el arte de comunicar y tengo el privilegio de tenerlo como crítico y tutor. Luego la vida puso en mi camino a quien se convertiría en otro padre, Don Freddy, mi mentor en mis primeros pasos en la comunicación. Hoy en día pienso en él como motor para hacer un trabajo digno.

Te tocó seguir el legado de Freddy luego de su partida, y luego emprender un proyecto en solitario. Hacer un programa diario no es fácil. ¿Cómo lo has logrado? ¿Qué te impulsa? Lo logramos cada noche con esmero y con mucho trabajo. Tener a mi esposo Giancarlo dirigiendo toda la parte detrás de cámaras es un gran alivio. Además, tenemos un equipo de trabajo dispuesto y juntos hacemos la fuerza. Me impulsa el deseo y la necesidad de que exista televisión de calidad en nuestro país. Cada vez somos menos y no podemos tirar la toalla.

Lana Del Rey es una artista nacionalista, abanderada de su país. En estos momentos, uno de los temas obligados es el referente al de la migración haitiana. ¿Consideras que se está manejando correctamente el problema desde el Estado? ¿Las reacciones de la comunidad internacional sobre nuestro racismo o maltrato, son válidas? Internacionalmente han sido desconsiderados con nuestro país, que en ocasiones anteriores sirvió de refugio y pronto auxilio a nuestro hermano pueblo haitiano. Como en otros países, lo único que buscamos es organizar nuestra nación. En ningún país del mundo puedo llegar y pretender vivir como “chivo sin ley”. Me parece aplaudible las medidas tomadas por nuestro actual gobierno. Ahora bien, no estoy de acuerdo con el maltrato a ningún ser humano. Solo abogo porque se cumplan las leyes y se defienda nuestra libertad y soberanía.

Lana ha sido considerada una “anti feminista” porque dice no estar interesada en el tema. En sus palabras, feminismo es cuando la mujer hace exactamente lo que quiere. Ciertamente, estamos viviendo momentos en que ellas se están levantando socialmente. ¿Qué significa para ti ser mujer? ¿Y el feminismo? Yo disfruto a plenitud ser mujer. Después de haber vivido el milagro de la maternidad, aún más. Considero que las mujeres nos hemos levantado, no para reemplazar ni aplastar al hombre, sino más bien para avanzar y superarnos nosotras mismas. El empoderamiento femenino es una realidad. Hoy día las mujeres desempeñamos distintos roles y ha quedado demostrado que podemos hacerlo con excelencia.

A los 15 años, Lana ya era adicta al alcohol. Dijo que es lo peor que le ha pasado en su vida. ¿Qué ha sido lo más difícil que has tenido que enfrentar? Durante mi adolescencia fui medio rebelde. Quería llevar una vida más rápida de lo que debía. Gracias al trabajo que hicieron mis padres como verdaderos guardianes responsables de mi vida, hoy soy quien soy.

La artista se confiesa profesar la religión católica. Por varios motivos, las religiones y quienes las profesan, se han encontrado siempre en una postura de recibir ataques. ¿Cuál es tu postura hacia ellas? Soy cristiana, creo en Cristo y su palabra. No soy de entrar en conflictos por temas religiosos. Me gusta respetar para ser respetada. Cada quien tiene su vida para tomar sus propias decisiones. Sólo sé que el día del Juicio Final seremos juzgados de manera independiente. Por lo tanto, cada quien es responsable de sus decisiones.

Publicidad

TEMPESTADES
La adolescencia es una de las etapas más difíciles de la vida. No somos ni jóvenes ni adultos, sino una dudosa mezcla de ambos. Es la típica temporada del reconocimiento: empezamos a ver nuestros cambios físicos, y vaya que resulta aterrador. Es como si una nueva persona nos creciera encima; nos resulta completamente desconocida. Lloramos y reímos con la misma intensidad y sin razón. Todo nos parece un atentado a nuestros deseos, y los padres o quienes nos ayudan a crecer, de pronto resultan molestosos. ¡Qué complicado parece todo! Justo allí, Elizabeth Woolridge Grant, conocida en los escenarios como Lana Del Rey, es cuando comienza a tener problemas serios con el alcohol. Tomaba todos los días, incluso sin ningún tipo de compañía. Fue, como confesó en una entrevista a la revista GQ, “mi primer amor”. Sólo que cuando pudo despertar de aquel romance maldito, descubrió que aquello que prefería por encima de todas las demás cosas que le rodeaban, en verdad era lo peor que le había sucedido.

Sobria desde el 2004, Del Rey resuelve salir adelante ahora como artista y compositora. Es de un aire enigmático. Sus canciones tienen un cierto matiz de melancolía, aunque ella afirma que es una persona feliz, al menos la mayoría del tiempo: mientras conduce, está frente al mar o durante el verano, pues ama el clima caliente. A sus 30 años afirma que se conoce a sí misma (entrevista en Rolling Stone). Sostiene una relación actual con el italiano Francesco Carrozzini y recién compró una casa en Malibú para evadir el asedio de los fans. Al parecer, la tempestad ya está calmada. Y su vida no tiene más que los estragos propios de la fama. Al menos, así parece.

PARA UNA VIDA. Su album Born to die, lanzado en el 2012, fue el quinto mejor vendido de ese año, y el sencillo “Summertime Sadness” fue el sexto más escuchado en los EE.UU., según el Bilboard Hot 100. // Lana es la artista femenina más escuchada en Spotify. // ¿Una de sus canciones favoritas? La clásica “Summertime”, en voz de Janis Joplin.