Ya todo está listo para que mañana jueves 25 de febrero inicie la primera función de la obra teatral Bajo Tarapia, en la sala Máximo Avilés Blonda del palacio de Bellas Artes. Se trata de una pieza dirigida por Manuel Chapuseaux, con los papeles protagónicos de Irvin Alberti, Luís José Germán, Karina Larrauri, Kenny Grullón, Hony Estrella y Lizbeth Santos que  ha generado grandes expectativas por la historia que entraña.

Además de hacer reír y enaltecer las relaciones de pareja, evidenciando que todas pasan por momentos difíciles pero que el amor y la decisión de mantener la unidad tienen las fuerzas suficientes para preservar cualquier unión, resalta el elenco de actores y comunicadores, los cuales han tenido muy buenos resultados en sus pasos por el cine y el teatro.

Publicidad

Lizbeth Santos debuta en el teatro con esta obra, pero su experiencia actuando le ha valido reiterados papeles en el cine gracias a su eficiencia histriónica, la cual pondrá de relieve en las funciones de Bajo Tereapia. Lo mismo con Karina Larrauri, quien en varias películas ha tenido papeles de preponderancia, con gran efectividad.  Los demás, Kenny Grullón, Irvin Alberti, Luis José Germán y Hony Estrella tienen un reconocimiento probado en actuación.

Bajo Terapia, también seguirá en cartelera el viernes 26, sábado 27 y domingo 28 de febrero con boletas a la venta en Uepa Tickets CCN Jumbo Supermercados Nacional a 900 pesos balcón y 1200 platea.

Síguele la pista

Bajo Terapia es una obra original de Matias del Federico, argentino que ha logrado más de 300 presentaciones en su país por su creación ser dueña de una trama ligera e hilarante, pero con un profundo mensaje    sobre la importancia de preservar las relaciones de pareja de cara a un desarrollo humano integral. Pero el mismo impacto alcanzó esta obra en España, donde ha tenido más de 100 exitosas funciones, y cuyo impacto motivó a los productores Luís José Germán y Karina Larrauri a producir esta propuesta que busca dejar un mensaje entre las relaciones sentimentales a través del humor.

Los actores han logrado cohesionarse de forma tal que su química permite un discurrir escénico fluido y cadencioso, sabiendo el director manejar el “in crescendo”, con maestría gracias a las largas horas de ensayos que han dado como resultado una obra teatral bien montada.

Publicidad