Se trata del Cibao Futbol Club, equipo representante de esta ciudad ante la Liga Dominicana de Fútbol y casa estadio con sede en la PUCMM. Fundado este 2015, son el naranja, negro y blanco sus colores insignias.

Tuvimos la oportunidad de conversar con tres de los integrantes: los españoles Aitor Ramírez Espejo y Manuel Moreno Yeste, y Alexander Vidal Ceballos, dominicano. En el encuentro pudimos percatarnos claramente de su entusiasmo y entrega durante sus largas horas de entrenamiento, y mucho más importante, en cada partido. Los tres, desde muy temprana edad han sido parte de este mundo. Aitor, antes de integrarse al Cibao FC estaba en Inglaterra, donde jugó por seis meses en la National Conference. Alexander, en 2013, fue galardonado como mejor defensa por el Palm Beach Central High School, y seleccionado del All Star Team del Country Club, liderando al equipo por dos años consecutivos. Y Manuel, durante su formación deportiva en la C.F Rapid de Ibiza, fue campeón en varias ligas y tuvo un ascenso de categoría juvenil a máxima con la U.D.A Gramanet.

Publicidad

El fútbol es un deporte que a nivel físico y psicológico requiere mucho esfuerzo. “La gente piensa que nosotros los futbolistas entrenamos dos horas y media, y listo, pero no es así, entrenamos a cada hora, a cada minuto: alimentarse correctamente, descansar, ejercicios en el gym… Tu vida la enfocas al fútbol”,  nos explican.

A la hora de ir a la cancha viven cada partido con pasión y alegría, es un momento para disfrutarlo. Sin embargo, cuando las cosas no salen como lo esperaban, no niegan que duele. Pero lo aceptan e intentan seguir trabajando por hacerlo mejor. “Un nuevo día nos espera, no podemos seguir pensando en el ayer, tanto para lo bueno como para lo malo. Quedarnos en el error o acierto no nos ayuda en nada”. Entienden que ser constantes y poner el mayor empeño en cada  partido es la clave del éxito.