Firme y segura de sí, toma su vestimenta de color luz y emprende su camino, muchas veces nublado por impedimentos para llegar a su destino. Su morada desde las 7:00 AM hasta las 8:00 PM es la calle Lincoln, esquina Pedro Henríquez Ureña.

Allí pasa su día, combatiendo los rayos del radiante sol, que la mayoría de veces, le sonríe. Dannelys Salas, tomó la decisión de ser Agente Metropolitana porque le gustaba, pero al pasar el tiempo, los múltiples ajetreos y riesgos le han llevado a pensar que no es lo mejor.

Publicidad

Día tras día dice enfrentar ciudadanos que no comprenden el valor de la vida, “andan por las calles sintiéndose poderosos y lo único que queremos hacer nosotros es preservarles la vida”, afirmó Salas. En esos momentos, ha tenido que soportar los insultos de todo tipo: ¡Dejen que el  semáforo trabaje! ¡Qué ustedes buscan en el medio, quítense!

Pero eso no lo es todo, también ha recibido amenazas y agresiones. Muchos de esos ciudadanos/as que se molestan con ella y  suelen simular que le van a chocar o le pasan muy cerca. Comparte que en muchas ocasiones, por ser mujer, suelen discriminarle más, al verle “débil”.

Salas es una mujer luchadora, no solo trabaja, sino que también estudia. Dice que los días en los que asiste a la universidad le relevan y así puede ir. Ella sueña con ser una buena profesional al servicio de su nación.

AMET ofrece oportunidades de estudio al entrar a trabajar para ellos.

Conoce más

Según informaciones ofrecidas en un artículo publicado por la versión digital de Diario Libre, existe una discrepancia de género en la AMET, que se  refleja  en los beneficios económicos que reciben ambos sexos. Para finales de 2013 –según la nómina de la entidad– existían alrededor de 766 mujeres en AMET. De esa cantidad, unas 735 dirigían el tránsito con sueldos desde RD$3, 317 hasta RD$12 mil. 

Publicidad

En ese período, unos 42 hombres percibían entre RD$30 y RD$45 mil, 13 mujeres recibían esa remuneración; 24 hombres tenían sueldos de RD$50 y RD$60 mil, 4 mujeres llegaban a esta suma; 19 hombres devengaban entre RD$70 y RD$75 mil, sólo dos féminas alcanzaron esta cantidad.