«Bueno, listillo, ahora que tu maldita querida Internet se ha cargado las noticias, ¿qué será lo siguiente?». Jeff Jarvis (Washington DC, 1954) asume que gran parte de sus colegas periodistas ya no le ven como un colega, sino como un gurú, y no como uno cualquiera: el escritor,bloguero y profesor de periodismo fue uno de los primeros expertos que avisó del brutal tsunami digital que iba a arrasar el modelo de negocio de los medios de comunicación tradicionales. Autor de los libros Y Google, ¿cómo lo haría? y Partes públicas, Jarvis asume en un nuevo libro el reto de tratar de explicar a los periodistas cómo construir modelos de negocio sostenibles en una era en la que los medios han perdido el monopolio de la creación, edición y distribución de los contenidos. 

Jarvis, que lidera el Tow-Knight Center para el Periodismo emprendedor en la Escuela de Periodismo CUNY, recibe a EL PAÍS antes de participar en el segundo encuentro de la Escuela El Talento, del diario Cinco Días, junto con el presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián. Crítico con la tasa Google impuesta por el Gobierno español para compensar a los editores («sólo conseguirá dañar a Internet»), Jarvis recordó que el primer periódico se publicó 150 años después de la invención de la imprenta, «así que aún no sabemos cómo será el futuro de las noticias».

Publicidad

Pregunta. Su último libro se titula Geeks bearing gifts [algo como «los locos de la tecnología traen regalos»] pero en español ha sido traducido como El fin de los medios de comunicación de masas. ¿Es realmente el fin?

Respuesta. Sí, y cada vez estoy más convencido. Los medios inventamos la masa, pero hemos perdido nuestro poder de establecer precios. Cuando Google llegó a este negocio, cambiaron un par de cosas. La primera es que ofreció a los anunciantes mejores condiciones, y les permitió invertir sin riesgos, es decir, que no pagan a no ser que el usuario haga clic en su anuncio. Mientras tanto, nosotros aún estamos en el modelo de pensar que controlamos la escasez de las páginas de un diario, de creer que la gente tiene que venir a nosotros. Y, además, los medios se han convertido en un producto de consumo básico. El modelo de masas no se sostiene más. Pero la buena noticia es que hay una tremenda oportunidad para elaborar una nueva estructura basada en las relaciones con la audiencia, es decir, en identificar a nuestros lectores como comunidades e individuos y, así, podremos conseguir publicidad más valiosa y específica. Creo que es un camino, que es cierto que aún no está probado, pero es un camino.

Sigue leyendo la entrevista en El País.