Aprender a apreciar los diversos sabores que ofrecen el vino y el chocolate, además de enriquecer la cultura gastronómica de cada persona, resulta también un pasatiempo bastante disfrutable.

Cuando se degusta una combinación de vinos y chocolates, es importante tener en cuenta:

Publicidad

-Balancear la dulzura de ambos productos. Siguiendo una de las regla del maridaje y comida, hay que complementar el sabor del chocolate con el del vino, porque uno muy dulce, puede influir para que el sabor de éste se sienta más amargo.

-La elección del chocolate. Debe ser un producto de calidad, no importa el tipo que sea.

-De claro a oscuro. Al momento de una degustación, la regla es ir desde el chocolate blanco, pasar a uno de intensidad media, y terminar con los sabores más amargos y oscuros. De igual manera se aplica para los vinos.

-La combinación perfecta. El chocolate blanco se puede combinar con vinos de sabores frutales, cargados de taninos, frescos y dulces. El chocolate con leche, con un Merlot o un Moscato, teniendo cuidado ya que pueden resaltar el amargo del vino tinto. El chocolate negro y amargo, puede complementarse con un Bordeaux, Shiraz o un chianti. El champagne y los vinos espumantes son una opción muy variada, ya que pueden funcionar con un amplio espectro de chocolates.

-Ordena el paladar. Cuando el vino se haya decantado, saboréalo y luego come un trocito de chocolate. Una vez derretido, toma otro sorbo y disfruta del maridaje.


Publicidad

Fuentes:

Cavaalta

Solo chocolates

Blog Cata del Vino

Un como