En el libro Hombres Tóxicos, su autora y experta en comunicación y lenguaje corporal, Lillian Glass, define once tipos con esta cualidad. Pero así como existe ese grupo de hombres, también hay 11 tipos de mujeres que atraen y se enganchan en estas relaciones.

Identificarlos es la clave, pues esto te ayudará a reconocer sus características y evitarlos. En esta lista elaborada por Glass, encontrarás algunas de sus cualidades:

Publicidad

 

1. El competidor celoso. Siempre intenta quedar por encima de las mujeres poniendo en tela de juicio prácticamente todo lo que dicen.

2.  El volcán pasivo-agresivo. Engañosamente tranquilo, pero a punto de estallar”. Se lo guarda todo, nunca dice lo que siente realmente hasta que explota en un torrente de ira cuando menos te los esperas.

3. El sabelotodo arrogante y presuntuoso. Siente que es más listo que los demás y que sus opiniones son las únicas que valen.

4. El mentiroso seductor, manipulador e infiel. Hombre muy halagador y cortés; se dedica a alimentar el ego de la mujer.

5. El obseso del control, furioso y déspota. Si no haces lo que él quiere, se enfadará y se mostrará más agresivo. Su contacto nunca es suave, por el contrario, es firme, muy duro, incluso puede hacerte daño.

Publicidad

6.  “El traidor”. Se mete en tus cosas todo el tiempo, como si fueran asuntos suyos e intenta manipular la situación.

7. El víctima, autodestructivo, lo ve todo negro. Este tipo de hombre ve el mundo y la vida como un vaso medio vacío y no medio lleno. 

8.  El espantapájaros débil y sin iniciativa. No es capaz de tomar una decisión sobre nada y normalmente se ve arrastrado por la opinión de la gente.

9.  El narcisista egocéntrico. Si una mujer no está dispuesta a hacer cualquier cosa por él, no le será de ninguna utilidad.

10. El congelador emocional. Es un hombre de pocas palabras, así que una mujer nunca sabe lo que está pensando o sintiendo.

11. El sociopsicópata. El más tóxico y peligroso de todos. Tiene varios rasgos significativos: encanto superficial, mentira patológica, conducta sexual promiscua e impulsividad.

A esta lista me atrevo a agregar a otro tipo:

Publicidad

12.  “El casado”. Es una persona que no está disponible, pues ya tiene una familia y compromisos.  Como digo a mis pacientes, es la persona con la que no tienen “el final feliz”. A las relaciones con hombres casados les llamo relaciones delivery, pues son de contactos cortos para satisfacer el llamado de manera momentánea.

 

¿Qué hago?

* Amarte y quererte como a nadie en el mundo, así nunca vas a caer en una relación tóxica.

 

* Salir del rol materno con la pareja. Recordarte que tu rol es ser pareja no madre que protege y aguanta a su hijo, pues ya no queda más remedio.

 

* Trabajar en ser independiente.

 

* Si saliste de una relación tóxica, debes buscar ayuda de un profesional para identificar la razón por la cual entraste a dicha relación y qué te mantuvo en ella. Cuando la identifiques, debes trabajarla y después darte un tiempo a solas para sanar heridas y no volver a repetir el mismo patrón.

 

* Saca tiempo para ti, donde puedas poner una distancia para ver desde afuera los errores que puedas estar cometiendo.

 

* Contar con una buena red de apoyo. Amigos o familiares que te den sostén para que no te sientas sola y puedas salir con más fortaleza de esa relación.

 

* Aprender que como mujer no eres la salvadora ni la que va a cambiar a ninguna persona.

 

* Hacerle caso a las señales, a aquellas cosas que hace que no te gustan, y hablar claro desde el principio, marcando límites sanos.