“Las mujeres son muy complicadas”, me suelta de sopetón uno de mis mejores amigos. “El manual para comprenderlas debe ser más grueso que el libro de Don Quijote”. Me rio y pienso, ¿por qué para los hombres resulta tan difícil comprender a una mujer?

“Los hombres y las mujeres tienen estructuras y formas de pensar diferentes. Ellos funcionan más al nivel concreto. Pueden ser emotivos pero tienden a reprimir las emociones que no son muy ‘masculinas’ para la sociedad. Las mujeres, en cambio, pueden darse el lujo de ser emotivas y hacemos uso de ello sin problema, y la mayoría del tiempo reaccionamos en vez de pensar; especialmente cuando están envueltas las emociones”, explica la psiquiatra María Espinal.

Publicidad

Esto no debe confundirnos. No se trata de que los hombres tengan una carencia estructural que les impida ser emotivos. La especialista aclara y es enfática al reconocer que los caballeros pueden ser emotivos pero eso no los hace expertos en mujeres. “La situación es complicada. Los hombres no podrán entender porqué en situaciones difíciles las mujeres se mantienen en control y ante situaciones sin importancia nos volvemos un ocho. Es mejor aceptarnos que tratar de entender los por qué”, considera Espinal.

Esa sentencia la aprueba John Gray en su libro Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, al afirmar que es mejor “respetar y amar las diferencias”. En su texto, relata el por qué a ambos sexos les resulta tan complicado relacionarse entre sí, con fines de tener una relación. La razón: “Las mujeres quieren que el hombre reaccione como mujer y el hombre quiere que la mujer reaccione como hombre”. Y finaliza: “No nos vamos a entender nunca porque somos diferentes”.

Ser conscientes de las diferencias es una clave fundamental para la convivencia. Despejado un poco ese camino, nos conducimos a revelar de a poco la mentalidad femenina. Para ello, hicimos una encuesta que fue respondida no solo por dominicanas, sino también, gracias al alcance del internet, por latino y norteamericanas. Todas de distintas edades y clase social. Y es muy interesante, incluso para quien escribe que es mujer, conocer la mentalidad femenina cuando de buscar pareja se trata. Hay una conclusión que queda muy clara, y es que, aunque la mujer es muy visual y le gusta no solo verse bien, sino que su pareja también cuide su apariencia, eso a fin de cuentas no es lo fundamental para mantener una relación. Los valores, el trato, el sentirse valoradas, es lo más importante.

Queridos hombres: a continuación la respuesta directa de ellas sobre lo que quieren de ustedes. Por supuesto, esto es solo una guía con la que pueden ser capaces de desmontar ciertos mitos sobre su percepción. Somos conscientes de que no es saludable perder la esencia en el afán de conquistar a alguien. P

 

Es solo moda

Publicidad

Al parecer eso de que las mujeres están fascinadas por los hombres con barba es únicamente eso, un encanto del momento, de acuerdo a las respuestas obtenidas. 

 

37.2% dicen que mejor afeitados o sin barba.

26.5% le dijo que sí a una cara peluda

36.3% le da igual si la tiene o no. 

¿Qué es lo primero que ves en un hombre?

 

Publicidad

Descubrimos que el centro de atención está en el rostro. El 44% de los votos fue para la sonrisa/dentadura. Le siguen los ojos/la mirada con un porcentaje de 40%. Las demás opciones quedaron muy por debajo. Las manos recibieron el 10%, seguido por los brazos. Solo un 3% de ellas los miran de inmediato. En un último lugar de preferencia y empate quedaron las piernas y el abdomen con un 1.5%. Definitivamente a las mujeres les gusta ver sonreír a los hombres. Procuren que lo que haya tras ella esté bien cuidado.

 

Cuidadito

A la mujer le gusta que el hombre cuide su imagen. Sin embargo hay ciertas técnicas a las que todavía se resiste. Empecemos por los no: como se diría en la jerga urbana “nunca ropa ajustada”. Queridos caballeros, solo un 1.5% le dijo que sí a esta moda.

El 52% de las que participaron en esta encuesta acepta que su pareja se arregle las manos. A que se depile diversas zonas del cuerpo (cejas, axilas, piernas, pecho) dijeron sí un 21%. Un 11% aceptó todas las opciones antes mencionadas y un 17.5% no lo acepta.

 

Preparados


Una de las palabras utilizadas con mayor frecuencia para definir la actual actitud de la mujer frente a la vida es: empoderar. Ciertamente, la clase femenina se ha empoderado y ha decidido que la preparación académica es vital para que su lucha en conquistar sus sueños sea posible. Así que muchachos, toca ponerse las pilas, porque así como a ellas les gusta prepararse, quiere que su pareja también lo haga. Cuando preguntamos sobre si era importante que asista o haya asistido a la universidad, un 51% lo consideró muy importante. Un cercano 38% aseguró que era importante y sólo un 11% sostuvo que no le importaba. 

 

Jonny Bravo… nada más en muñequitos

La conciencia por mantener un peso adecuado que garantice una vida saludable, sigue conquistando corazones. Hubo resultados muy parejos respecto al gusto respecto a la contextura corporal.

Con un porcentaje de 45.1, las mujeres sienten debilidad por los hombres que están en forma. Muy pegadita a esta puntuación están aquellos de contextura normal. Un 42.5% así lo prefieren. Aunque por una brecha bastante amplia, descubrimos que los llenitos tienen su encanto. El 6.2% votaron por ellos, superando a los delgados (4.4%). Solo un 1.8% le dio su voto a los musculosos.

 

¿Saldrías con un hombre divorciado y/o que tenga hijos(as)?

Pues sí. Un 54% de las encuestadas así lo afirmó. Empate quedaron (23% c/u) las que no lo harían y las que sí aceptarían estar con un divorciado pero que no tenga hijos(as).

 

El tamaño sigue siendo importante

El 79% de las encuestadas fueron precisas sobre cómo prefieren que sea la estatura de su pareja: tiene que ser más alto que ellas. Aunque ninguna votó porque fueran más pequeños, eso no significa que el camino está cerrado para ellos, pues a un 13% le da igual. El 8% restante se inclina por hombres que sean de su mismo tamaño.

 

Bueno, depende

El dinero. Lo queramos o no, tiene una gran influencia en la estabilidad de una relación. Aunque un gran 67.5% de las damas encuestadas dijo que saldría con un hombre que gane menos dinero, un tajante 12%, considerablemente menor pero significativo para los fines, “dijo” que no. El restante 20.5% lo haría con una condición, las cuales citaremos a continuación: 

*  Si sus proyectos de vida los tiene claro… Y está ganando menos porque es una etapa (con el tiempo ganaría más).

* Que el empleo sea nuevo y que vaya escalando posiciones para ganar más o que él no se conforme y busque otro.

* Si no es una persona que se acompleje por esa situación.

* De sus aspiraciones para con su vida profesional, cuáles serían sus acciones futuras para mejorar.

* Que las razones no sean porque no hace el esfuerzo de tener una profesión rentable, sino por otras circunstancias. El aporte de ambos, aunque no sea específicamente en lo material, sí debe ser igual para que la relación funcione. Debe existir igual interés de procurar el mismo nivel de bienestar y comodidad que da un buen nivel económico, o el mismo interés de crear y emprender proyectos de vida.

* De lo emprendedor y diligente que sea.

* De que sea una persona con aspiraciones, porque eso es circunstancial.

* Como es su compromiso en base a lo que cobra.

* Dependería de que haya amor de por medio.

* Que sea una persona trabajadora, con perspectiva de crecimiento, y que esté interesado en su desarrollo profesional.

* Depende de las metas que quiera alcanzar, si es una persona que gana menos que yo y es conformista, entonces no lo quiero para mí, pero si es alguien que gana menos que yo pero hace lo posible por conseguir más, entonces sí es la persona ideal.

* Depende del momento en que esté en su vida. Hay trabajos que por cierto tiempo la ganancia es poca pero el aprendizaje es muchísimo y ya luego se puede escalar de ahí. También todo depende del momento de la relación en la que estemos.

* Dependería si tiene ganas de progresar y superarse. ¡Si no, no lo haría!

* Depende si tiene posibilidad de crecimiento, si es una persona emprendedora, trabajadora, que tenga metas a alcanzar.

 EL 1%  DE LAS ENCUESTADAS TUVO LA OPORTUNIDAD DE HACER SU PROPIA SUGERENCIA: QUE SEA BUEN AMANTE (BUENO EN LA CAMA) Y MUY CULTO.

Las cinco que no pueden faltar

Escuchando varias posturas, construimos una tabla de 10 cualidades que la mujer busca en un hombre. Para esta votación, pedimos que eligieran las cinco que no pueden faltar y le dimos la opción de agregar alguna otra que se nos haya escapado. Debajo detallamos el porcentaje y la cantidad de votos obtenidos.

 

Las finalistas:

1. Que te valore 19% (106)

2. Que te haga reír 16% (89)

3. Que te escuche 15.3 % (86)

4. Que se lleve bien con tu familia 13% (73)

5. Que sea buen hijo 11% (61)

 

Las cinco restantes:

6. Que ayude en las tareas del hogar 10.2% (57)

7. Que sepa bailar 7% (39)

8. Que les gusten las mismas cosas 4% (23)

9. Que cocine 2.5% (14)

10. Que te de muchos regalos 1% (7)