El friendzone es una expresión que se utiliza para describir una relación de amistad en donde uno de los dos integrantes desea entrar en el plano amoroso pero la otra persona no.

Este término se ha popularizado en la cultura popular en los últimos años gracias a series y películas. Una de las más conocidas es Friends, donde esta relación se representaba a través de los personajes de Ross y Rachel. Otros casos conocidos se presentan la serie Scrubs, y las películas Sólo amigos, Cuando Harry conoció a Sally, La boda de mi mejor amigo, ¿Sólo amigos?, entre otros.

Publicidad

¿Cómo saber si nos encontramos en esta zona? Aquí algunas señales a tener en cuenta:

–  Si te llama “amiga” o te trata como a una hermana menor.

–  Si te habla abiertamente de otras chicas o te pide consejos amorosos.

–  Si siempre que lo invitas a pasar tiempo juntos, lleva más personas.

–  Si no se arregla tanto cuando salen los dos solos.

–  Si te ha preguntado por alguna de tus otras amigas.

Publicidad

Un estudio sobre relaciones humanas entre hombres y mujeres realizado en el 2012, afirma que los hombres tienden a percibir posibilidades románticas con sus amigas con más frecuencia que las mujeres con sus amigos.

Entonces, ¿qué hacer si ya te encuentras en esta zona? Entrevistamos a varias psicólogas al respecto y estas fueron sus respuestas:

Para la psicóloga Heidy Camilo, del Centro y Familia Ana Simó, lo recomendable para esta situación es la honestidad: “lo mejor es poner las cosas claras, evitando así que quien esté enamorado se haga falsas ilusiones”.

Para la psicóloga clínica Erma G. Rudert, del Grupo de Reflexión e Intervención Psicoterapéutica (GRIP), las palabras clave son sinceridad y límites. Expresar los sentimientos y escuchar lo que la otra persona tenga que decir siempre resultará mejor que hacerte exclusivo para él o ella sin saber si estás en una zona segura en la cual serás correspondido.

En caso de que la conversación no dé como resultado la reciprocidad de sentimientos, los límites serán la medida a tomar en cuenta. “Es importante redefinir la relación, abrir nuevos círculos sociales y distanciarse un poco para bajar la intensidad y darse oportunidad de examinar sus sentimientos”, explicó Rudert.