La verdad es que hay un día para todo, incluso para hablar de besos. Existe el día Internacional del Beso que se celebra en abril, pero hoy, 6 de julio es el Día Internacional del Beso Robado y nosotros quisimos darle un poco de formalidad a la celebración hablando con un especialista al respecto. Conversamos con el terapeuta sexual y de parejas, Ramón Emilio Almánzar, quien nos respondió estas profundidades sobre los besos.

1. ¿Por qué a la mayoría de los seres humanos les gustan los besos?

Publicidad

R: Oh, porque son riquísimos. La química que se libera cuando se mezclan los fluidos de dos bocas es maravillosa para el ser humano. Le hace sentir en conexión cerebral con la otra persona, lo que se puede dar de forma contraria cuando no gusta el beso o la otra persona. 

2. ¿Cree usted que inserta algún tipo de emoción adicional cuando el beso es robado? 

R: Claro, tanto de forma positiva como negativa. Si es positiva puede liberar gran cantidad de Oxitocina y eso es favorable para quien roba el beso, pero si no gusta puede liberar cortisol lo que es muy desfavorable. 

3. ¿Cómo puede una persona saber que puede tomar este tipo de iniciativa y no ser rechazado?

R: Lo más importante es saber si le gustas a la otra persona. Que previamente haya interacción, y que todo indique que hay una atracción evidente, que la otra persona fluye contigo. Esperar el momento oportuno, y que no sea fuera de contexto.
 

4. ¿Cómo puede la persona prepararse para el gran momento?

Publicidad

R: Lo mejor es que no sea algo mecánico. Sino que se vaya guiando de las expresiones verbales y no verbales de la otra persona. Llevarse de la intuición es importante, en vez de razonar lo que cree que tiene que hacer o lo que la otra persona quiere. Es más un asunto de química e interacción. Se ve el entusiasmo de la otra persona, el interés.

5. ¿Podría considerarse un tipo de violencia robar un beso? 

R: No necesariamente, si se toma en cuenta todo lo que he dicho anteriormente. Porque luego de la interacción en un contexto determinado, hay un permiso implícito para que eso pase. Los que no se quieran arriesgar, que mejor pregunten. 

6. En su opinión como especialista, ¿es prudente realizar este tipo de conductas?

R: Es prudente, si se dan las condiciones necesarias para hacerlo. Lo que no es debido es querer forzar la situación, porque no aplica para todos los momentos. Hay que entender que es un momento muy especial que se va dando poco a poco y que se va construyendo con la interacción entre esas dos personas, o sea, no es a lo loco.